top of page
Buscar

Guerra de Ucrania, 29 de agosto, Preguntas y respuestas, parte 1

Por Tom Cooper - analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker - Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.


No está pasando mucho (al menos no hay cambios importantes en la primera línea), así que hoy me encargaré de comenzar a responder algunas de las preguntas que se hacen con bastante frecuencia.



Esta Parte 1 abordará un "grupo de preguntas" relacionadas con el comportamiento occidental con respecto a Ucrania. Aunque ya he abordado esto varias veces, todavía estoy recibiendo las mismas preguntas una y otra vez. Esencialmente, ¿por qué Estados Unidos y la OTAN no están entregando mucho más a Ucrania? ¿De qué depende esto?

Sí, Estados Unidos acaba de anunciar otro paquete de defensa por valor de 3.000 millones de dólares, pero comprueben el contenido: munición y sistemas de defensa aérea, de los cuales estos últimos aún están a meses de entrar en servicio. Lejos de ser suficiente o lo que Ucrania más necesita para contrarrestar la superioridad de la artillería rusa. En primer lugar, la parte europea de la OTAN en realidad prometió no nuevas entregas de armas durante más de un mes. En pocas palabras: a excepción del entrenamiento proporcionado por (y, a veces: en) diferentes miembros de la OTAN, útil para "producir" alrededor de 15.000 combatientes ucranianos nuevos y bien entrenados al mes, nada de lo que está actualmente en marcha en Ucrania va a cambiar la situación en la línea del frente.

Las preguntas lógicas son tales como: ¿son ellos (los tomadores de decisiones occidentales) todos ciegos, locos o dónde está el problema? ¿Le tienen miedo a Putin? ¿O es este conflicto "ya" una "guerra industrial", y Occidente simplemente no puede fabricar y entregar más?

Antes de continuar, permítanme observar que en reacción a mis comentarios sobre la Guerra en Ucrania, y solo en los últimos seis meses, me han llamado casi de todo, desde "nazi" hasta "izquierdista" y "teórico de la conspiración", por no hablar de un "grupo" de nombres más divertidos que está en estilo de "mentiroso, porque publiqué sobre la guerra Irán-Irak".

No me considero ni 'de izquierdas' ni de 'derechas'; tampoco del 'centro'. Estoy a favor del sentido común y la razón: como era de esperar, no he encontrado ningún partido político que "valga" mi voto durante más de una década. Claro, lo que a veces escribo seguramente aparecerá como "izquierdista" para muchos, porque a menudo culpo a la "oligarquía" y al "sector de defensa" por varios de los fracasos occidentales. Sin embargo, para mí, terminología como "izquierda" y "derecha", marxismo, socialismo, capitalismo, etc., es irremediablemente obsoleta.

La razón es que hoy en día la situación de las 'democracias occidentales' recuerda a la de muchas monarquías hace 100, 200, 300, 400 y más años, cuando el principal problema de las sociedades era la necesidad de separar el Estado de la religión.

Irónicamente, las "democracias occidentales" se han desarrollado en países que han logrado esta hazaña. Sin embargo, al igual que la religión fue (y, con frecuencia, sigue siendo) mal utilizada con el propósito de mejorar a uno u otro partido, hoy en día la "vieja" religión ha sido reemplazada por una nueva, que es tan mal utilizada con tanta frecuencia y tan severamente como la antigua religión. Esta nueva religión es lo que yo llamo la " Santa Economía ".

De hecho, cada político que conozco, sin importar dónde, está actuando como si la economía fuera una especie de religión. De hecho, como si fuera sacrosanta y un dogma. Y, por supuesto, tiene que ser 'economía libre'.

Desde mi punto de vista, la "libertad" incluye la economía libre, pero sacrificar todo, incluida nuestra libertad, seguridad y el medio ambiente por la economía, es una locura. La razón es lógica: no se puede tener un crecimiento sin fin en un planeta con recursos limitados.

Ante todo, ¿qué tipo de "economía libre" es cuando las empresas dominan la economía (oligarquía) y, por lo tanto, la política (lobby) – están obstaculizando la investigación y el desarrollo de nuevas economías en aras de asegurar el dominio propio y las cuotas de mercado – como es la práctica estándar desde hace más de 100 años? Ejemplos clásicos son el sector petróleo/gas frenando el desarrollo de energías alternativas; la industria automotriz frenando el desarrollo de alternativas a motores de combustión; la industria de cohetes desarrollando alternativas a los cohetes, etc., y, todos juntos (especialmente en combinación con bancos y seguros) se están asegurando que la "gente de la horquilla" permanezca convencida de que la "gente de la antorcha" quiere quitarles sus horquilla (reemplacen a las personas de horquillas y a las personas de antorchas con izquierda o derecha según lo considere adecuado).


"No necesita combatirlos, solo convencer a los que tienen las horquillas de que quienes tienen las antorchas les quieren quitar las horquillas."

El resultado es que nuestras democracias occidentales son, en su estado actual, poco más que cleptocracias: la dictadura de los ricos y poderosos, en la que la oligarquía está sobornando a la política para que legisle a su favor, en lugar de a favor de las personas que se supone que la política representa. Y si hay un problema con hacer esto, entonces la oligarquía está sobornando a los medios de comunicación para que convenzan al público de que es correcto, y quienquiera que se oponga a ello, está equivocado.

(Si hay alguna duda sobre esto, simplemente verifiquen los intentos de reformar el Pentágono y los procesos de adquisición de armas de los Estados Unidos de los últimos años, todos los cuales, 'milagrosamente', han fracasado).

Es por eso que no soy ni de izquierdas ni de derechas, sino que pro separación del Estado y la economía: debemos encontrar una manera de poner fin a la corrupción política (a través de la prevención del llamado "lobby", en primer lugar). Si no podemos, el sistema de control público sobre la política va a seguir fallando, con el resultado neto de que todos nosotros tengamos cada vez menos libertades, tanto en lo que respecta a nuestro derecho a la libertad de expresión y, por lo tanto, a la vida política, como en lo que respecta a la economía.

Los efectos negativos de tales desarrollos en la política pueden "traducirse" a las relaciones entre Estados Unidos y la OTAN con Ucrania. La situación está dando lugar a que la oligarquía del sector de la defensa (y no solo la defensa) soborne a los políticos para que tomen la decisión de "rearmar a los Estados Unidos / OTAN", y eso como primero. El sector de la defensa (incluidas nuestras fuerzas armadas) está predicando a nuestros políticos (y sobornándolos) que Estados Unidos y la OTAN "deben" comprar nuevos sistemas de armas, y muchos de ellos, porque, ya saben: a) China es la mayor amenaza, y b) uno no puede estar seguro de que los ucranianos van a lograr detener el avance ruso.

Por supuesto, no tengo voz en este sentido, pero para mí, sería lógico considerar una guerra en curso como una prioridad más grande que cualquier tipo de guerra teórica, aún más si las acciones en esa guerra en curso seguramente evitarán una guerra teórica. Sin embargo, desde ese punto de vista, dominado por la codicia y orientado a las ganancias, esta forma de pensar está en algún lugar entre "no importa" y "contraproducente".

(Irónicamente, principios similares son válidos para nuestros precios explosivos de la energía, que están explotando porque el sistema de determinación de los precios de la energía en Occidente se basa en asegurar el dominio del sector del petróleo / gas y, por lo tanto, no está relacionado con los precios reales ni con el consumo, es decir, es contraproducente al nivel de estar completamente loco. Pero bueno, eres un "marxista" y quieres "imponer la dictadura" y "matar la libre empresa" si solo tratas de decirlo.

No. Lo que sí importa es que el sector de la defensa continúe cobrando ganancias del dinero de los contribuyentes que se desperdicia para "rearmar" a Estados Unidos y la OTAN con años de antelación, por favor.

La explicación habitual es que esto es así porque la "economía debe asegurar empleos", "estabilidad" y "seguridad", etc. En realidad, esto es una tontería: a la oligarquía no le importan los empleos. Si pudiera, reemplazaría a todos por robots, hace décadas. No puede importarle menos la "estabilidad": los tiempos volátiles, las crisis, etc. son perfectos para el cobro rápido y el aumento de las ganancias. Y, no puede preocuparse menos por la seguridad pública: está a salvo en sus propias "fortalezas", lejos del público.

En cambio, debe asegurar el beneficio a través de la retención del dominio económico y político.

Por lo tanto, los Estados Unidos y la OTAN están haciendo grandes pedidos de nuevas armas, para sus propias fuerzas armadas, para asegurar ganancias para el sector de la defensa, todo en nombre de la "Santa Economía ". Ucrania "puede esperar", e incluso, si obtiene armas, sobre todo las recién fabricadas, es la mejor manera de asegurar ganancias adicionales para el sector de la defensa.

(Y no: esto no está relacionado con la guerra industrial. Si los políticos usan suficiente dinero de los contribuyentes para pagarlo, el sector de defensa va a poner en marcha la "impresión" de cosas como los M777 y la munición relacionada, con solo una llamada telefónica).

Si hay alguna duda al respecto, tengan en cuenta que miles de M109, M198, diferentes tanques y cualquier otra cosa se mantienen almacenados, 'en reserva' — en los Estados Unidos, y en toda la parte europea de la OTAN. Problema: ya han sido pagados por los contribuyentes y, por lo tanto, no son interesantes para el sector de la defensa. A lo sumo, son "contraproducentes". Por lo tanto, "déjalos donde están y olvídate de ellos".

Con la mano en el corazón, este es un principio muy simple, impulsado por la codicia, en realidad, y luego uno que resulta en la forma habitual en que Occidente está luchando guerras durante más de 50 años: luchar para obtener ganancias, no luchar para ganar. El principio que luego resulta en guerras "interminables" como la de la República Democrática del Congo, Vietnam o Afganistán, Irak. Todos asegurando ganancias atractivas, desde hace décadas, pero sin soluciones políticas.

Espero que esto esté respondiendo a sus preguntas relacionadas y puedo cerrar esta parte de la discusión, de una vez por todas.


(... continuará...)

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page