Buscar

La Argentina, el FONDEF y el presupuesto 2021

Una nueva esperanza para la recuperación de las capacidades militares de Argentina surge con la aprobación de la ley que crea el Fondo para la Defensa. A la vez, el proyecto de Ley de Presupuesto 2021 apunta a la recuperación de varias capacidades. Sin embargo, propuestas similares que no prosperaron en el pasado generan dudas.

Por Santiago Rivas

La aprobación por el Senado de Argentina del Fondo para la Defensa (FONDEF) significa un paso importante en el intento de recuperar la capacidad militar de la nación. Dicha ley prevé un esquema de incremento progresivo de fondos, partiendo del 0,35% del total de los ingresos corrientes previstos en el presupuesto para 2020, hasta llegar a un 0,8% en 2023, que tendrían que ser afectados a la recuperación, modernización e incorporación de material para las Fuerzas Armadas. Este proyecto, en 2019 planteaba que para 2020 se destinarían unos 14.000 millones de pesos (unos 230 millones de dólares al tipo de cambio de octubre de 2019) para reequipamiento, para llegar al equivalente de más de 500 millones de dólares en 2023 (aunque dependiendo de la evolución de los ingresos del estado y el tipo de cambio, los cuales varían con la evolución de la economía del país). Si bien es un paso importante, la experiencia en la Argentina indica que hay que ser cautos. Primero, porque la ley aún debe ser aprobada por el Poder Ejecutivo y debe publicarse el decreto reglamentario para que quede finalmente en vigencia. La experiencia indica que, en la Argentina, en cuestiones de defensa, eso puede significar años. Lo otro que lleva a ser cautos es lo ocurrido con la Ley Nº24.948 de Reestructuración de las Fuerzas Armadas, sancionada el 18 de marzo de 1998 y promulgada el 3 de abril de ese año y que en su artículo 27 indicaba que “El total de los recursos presupuestarios destinados para la función Defensa, distribuidos según los programas indicados en el artículo 24 se incrementarán anualmente hasta completar el 15 % en el quinquenio, siendo el primer año (1.999) no inferior al 3 %; para ello se tomará como base lo efectivamente ejecutado del presupuesto del año 1.996 ($ 3.504.392.000).

Asimismo, las fuerzas armadas continuarán con la disponibilidad de los recursos con afectación específica que les correspondan por ley, los cuales no se encuentran incluidos en el monto precedentemente indicado”. Sin embargo, las esperanzas que generó ese artículo de la ley fueron terminadas por el artículo 25 de la Ley 25.401 de enero de 2001, que suspendió su aplicación.

Hay que tener en cuenta que en ese entonces regía la convertibilidad cambiaria, por lo que ese monto en pesos es equivalente en dólares. Así, ese 15 % de incremento total equivalía algo más de 500 millones de dólares, prácticamente lo mismo que hoy se busca aumentar con el Fondef, aunque en ese entonces el presupuesto para la defensa era un 75 % superior al actual. En ese sentido, conviene indicar que la nueva ley de presupuesto calcula un gasto en defensa de 157.000 millones de pesos, unos 2.100 millones de dólares al tipo de cambio actual (a lo que habrá que restarle la perspectiva del gobierno de una devaluación esperada de alrededor del 50 % hasta diciembre de 2021). La experiencia también indica que en las últimas dos décadas al menos, las expectativas de crecimiento, inflación y devaluación previstas en las leyes de presupuesto siempre fueron demasiado optimistas.



Para 2021 se espera la contratación de la modernización y vuelta al servicio de los remanentes AB-206. Foto Santiago Rivas

Planes

Ahora, dejando de lado las suspicacias que es inevitable tener en la Argentina, la ley del Fondef, más el proyecto de ley de presupuesto enviados al congreso muestran la continuación de algunas intenciones de compra y la suma de otras.

Por un lado, en el anexo de Operaciones de Crédito Público (con financiamiento externo), aparecen los siguientes ítems:

En el área de seguridad: Para la Prefectura Naval Argentina: La adquisición de cuatro buques patrulleros Damen Offshore Patrol Vessel por un monto de 150,4 millones de Euros. Este ítem también aparece en el apartado de adquisición de bienes con incidencia en ejercicios futuros, por 16.100 millones de pesos a gastar entre 2021 y 2024. Hasta ahora la fuerza no ha dado detalles sobre qué tipo de buque, dentro del portfolio de OPV ofrecidos por Damen, es el que se busca incorporar ni otros detalles de dicho programa. Dado el monto, es de estimarse que se trata de unidades de las más pequeñas, como los OPV 950 o los OPV 1000.



Damen Offshore Patrol Vessel 950, que podría ser uno de los diseños que interesa a la Prefectura Naval Argentina. Foto: Damen Shipyards

En cuanto al Ministerio de Defensa:

Sistemas de Defensa Aérea, por un valor de 71,9 millones de dólares, sin que se conozcan más detalles del proyecto, aunque tanto el Ejército como la Fuerza Aérea tienen programas de este tipo.

Adquisición de diez helicópteros de rescate por 24 millones de dólares: En realidad se trata de los helicópteros de montaña para el Ejército y la Fuerza Aérea, cuyo proyecto describimos en el segundo número de la revista Pucará.

Desarrollo del Polo Logístico Antártico en Ushuaia por 227 millones de dólares: Es uno de los proyectos más importantes y necesarios, para que toda la capacidad logística esté localizada en dicha ciudad, cuando hoy está principalmente en Buenos Aires. Esto no solo permite ahorrar recursos y facilitar el abastecimiento de las bases antárticas, sino que ayudaría al desarrollo de Ushuaia.

Compra de vehículos blindados a ruedas para el Ejército por 320 millones de dólares. Este ítem también aparece en el apartado de adquisición de bienes con incidencia en ejercicios futuros por 28.792 millones de pesos. Este programa es una ambición de larga data de la fuerza, que explicamos recientemente. Por el monto se estima que se planea comprar solo un primer lote, aspirando la fuerza a poder completar en algún momento las 200 unidades, cantidad equivalente para equipar a una brigada completa.

Incluido ya en presupuestos anteriores, se plantea la inversión de 195 millones de dólares para la construcción de un nuevo buque logístico polar, que refuerce al rompehielos ARA Almirante Irízar y reemplace finalmente al ARA Bahía Paraíso. Si bien la Armada negocia la incorporación del buque polar Aurora Australis, dicha operación no supondría cancelar la construcción de un buque nuevo.



KAI TA-50. La Fuerza Aérea Argentina ha declarado el interés de comprar la versión FA-50 para iniciar la recuperación de la aviación de caza. Foto: Santiago Rivas.

Otro ítem incluido en los presupuestos desde 2016 es la compra de aviones de caza por 450 millones de dólares, apuntándose a la compra de unos ocho KAI FA-50 que cubrirían parcialmente las necesidades de la Fuerza Aérea Argentina. La cantidad y tipo de aeronave no permitirían recuperar por completo las capacidades, pero serían un primer paso.

Además, también como desde 2016, se plantea la compra de transportes medios por 225 millones de dólares. Este programa apuntaba a la compra de 4 aviones entre los que se estudiaron el Leonardo C-27J Spartan y el Airbus C-295, que se repartirían entre las tres fuerzas, con dos a la FAA, uno al Ejército y otro a la Armada.

Incorporación de helicópteros medianos por 36 millones de dólares. Este ítem también aparece en el apartado de adquisición de bienes con incidencia en ejercicios futuros, por 4.000 millones de pesos a gastar entre 2021 y 2024. Con esta compra, por un modelo aún no determinado, se apunta a iniciar el reemplazo de los helicópteros de asalto.



La compra de helicópteros medianos apunta a iniciar el reemplazo del UH-1H en el Ejército Argentino. El Leonardo AW139 es uno de los candidatos más atractivos. Foto: Santiago Rivas

En la sección sobre adquisición de bienes con incidencia en ejercicios futuros, también se incluye la adquisición de vehículos de campaña por 13.259 millones de pesos y la de vehículos de guarnición por 1854 millones. Estas dos compras comenzarían muy tímidamente en 2021, ejecutando un 5 % del presupuesto, para potenciarse a partir de 2023.

Se incluye además la continuación de la modernización del tanque mediano TAM, por 861 millones de pesos, aunque un 40 % se ejecutaría en 2021 y el resto más allá de 2023. Por el monto (unos 11 millones de dólares a valor actual), no es esperable que incluya más que la planificada actualización del prototipo y algún otro ejemplar modernizado.



Se espera que se retome el proyecto de modernización del VC TAM, aunque los fondos previstos no permitirían iniciar los trabajos en serie. Foto Santiago Rivas

Por otro lado, se plantea la modernización de los UH-1H que aún se espera llevar al estándar Huey 2 por 164 millones de pesos entre 2021 y 2022. Actualmente está terminando el 19º ejemplar y espera modernizar uno más.

Por 4.886 millones de pesos se incluye la compra de Vehículos Blindados de Artillería, con los cuales reemplazar a los AMX Mk F.3 ya dados de baja, esperándose desde ya hace algunos años poder comprar un lote de M109 de segunda mano.

Los otros dos ítems que tocan al equipamiento para la defensa están descriptos como “Anticipo a Proveedores Proyecto de Tecnologización de Capacidades (IA-63 Pampa – P-3C Orion - IA 100 – Modernización FAA – Horas de Vuelo Grob - P-3B Orion – Beechcraft T-34C1 Mentor)”, por 19.135 millones de pesos y “Adquisición de Equipamiento para la Tecnologización de las Capacidades (IA-63 Pampa – AB 206 – Buque Polar)” por 7.549 millones de pesos.

Estos incluirían varios puntos:

Uno de ellos es la compra de los cuatro P-3C Orion al gobierno estadounidense, la cual se viene gestionando desde 2019 y la finalización de los trabajos del P-3B Orion 6-P-56 que se encuentra en Fadea, que debería llevarse a cabo en 2021.

Además, el desarrollo del Bloque 2 del Pampa III y el armamento para la aeronave, además de la finalización de los aparatos adicionales por parte de Fadea.

La modernización de los T-34C1 Mentor para el Comando de Aviación Naval, trabajo que llevaría a cabo Fadea, como ya anticipamos.

La modernización y vuelta al servicio de los Agusta Bell AB-206 remanentes para el Ejército y el Ministerio de Seguridad.

La incorporación del buque polar Aurora Australis para la Armada Argentina.

Si bien una gran parte de las compras que están previstas son de productos “llave en mano”, es importante que se aspira es algunos casos, como en el buque polar y los blindados a ruedas, a la construcción o ensamble local y cierta transferencia de tecnología.

Ahora queda esperar la promulgación de la ley y que se pueda contar con los fondos disponibles para avanzar en cada programa.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Descargo de responsabilidad: Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de Pucará Defensa.

© 2020 Pucará Comunicación