Buscar

La Armada Argentina en el Sur

Por José Javier Díaz


El Área Naval Austral (ANAU) fue creada el 16 de diciembre de 1974, con dependencia orgánica del entonces Comando de Operaciones Navales (actual Comando de Adiestramiento y Alistamiento - COAA) de la Armada de la República Argentina (ARA), teniendo su asiento de paz en la Base Naval Ushuaia “Almirante Berisso” (BNUS).

La creación del ANAU se debió a la importancia estratégica que brinda su ubicación geográfica en el extremo sur del territorio argentino, la presencia de los pasajes bioceánicos utilizados como rutas de libre navegación por buques de transporte de carga y la proyección argentina sobre la Antártida.

El ANAU ejerce su jurisdicción en las Provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, y el área marítima comprendida por la línea límite de la Zona Económica Exclusiva (definida por Ley 23.968) entre los paralelos 46° S y 60° S, el límite entre la República Argentina y Chile (definido por el Tratado de Paz y Amistad) y el Sector Antártico Argentino delimitado por el paralelo 60° S, los meridianos 25º W y 74º W y el Polo Sur.

La misión del Área Naval Austral, cuyo actual Comandante es el Contraalmirante Marcelo Alejandro Dalle Nogare, es adiestrar, alistar y sostener los medios que tiene asignados, coordinar los esfuerzos logísticos y operativos de otros medios del poder naval que operen en su jurisdicción y ejecutar las acciones correspondientes a la atención del patrimonio marítimo, insular y continental antártico, a fin de garantizar su eficaz empleo en el marco del Planeamiento Militar de la Defensa Nacional y asegurar los Intereses Nacionales en la Antártida.

Como misión secundaria, el ANAU cumple una importante tarea relacionada con la Búsqueda y Rescate (SAR) de naves en emergencia en el mar, el control del mar y sus recursos, y el tráfico marítimo en el Canal Beagle.





Bases y medios del ANAU

Actualmente, del Área Naval Austral dependen orgánicamente:

- Base Naval Ushuaia (BNUS)

- Zona Naval Santa Cruz (ZNSC)

- Estación Aeronaval Ushuaia (ETAU)

- Agrupación Lanchas Rápidas (APLA)


Asimismo, el ANAU tiene relación funcional con:

- Fuerza de Infantería de Marina Austral (FAIA)

- Hospital Naval Ushuaia (HNUS)

- Intendencia Naval Ushuaia (IBUS)

- Base Aeronaval Río Grande (BARD)





Las Unidades Navales del ANAU

La Agrupación Lanchas Rápidas está integrada por dos Lanchas Rápidas, las ARA “Intrépida” (P-85) y ARA “Indómita” (P-86); y cuatro Lanchas Patrulleras, las ARA “Baradero” (P-61), ARA “Barranquera” (P-62), ARA “Clorinda” (P-63) y ARA “Concepción del Uruguay” (P-64).

Las Lanchas Rápidas tienen capacidad de realizar fuego naval de apoyo sobre costas y empeñarse contra blancos de superficie y aéreos con maniobras rápidas y coordinadas.


Principales características técnicas de las P-85 y P-86:

  • Clase: TNC-45

  • Construidas por el Astillero Lürssen Werft de Bremen Vegesack, de Alemania.

  • Entrada en servicio en la Armada Argentina: 2 de agosto de 1974 la P-85 y 12 de febrero de 1975 la P-86.

  • Desplazamiento 268 toneladas a plena carga

  • Dimensiones: Eslora 44,9m; Manga 7,4m; Calado 2,4m

  • Propulsión: 4 motores MTU MD 16 V 538 TB90 diesel 12.000 HP, 4 hélices

  • Velocidad Máxima: 38 nudos (aproximadamente 70 Km/h)

  • Autonomía: 1.450 millas náuticas a 20 nudos

  • Tripulación: 39 tripulantes

  • Armamento de la P-85: en proa, un cañón Oto Melara de 76mm; en popa, un cañón de 40mm y un montaje doble de misiles antibuque MM-38 Exocet.

  • Armamento de la P-86: en proa, un cañón Oto Melara de 76mm; en popa, un cañón de 40mm.

  • Ambas lanchas rápidas intervinieron en la Guerra de Malvinas realizando misiones de patrullaje en los alrededores de la Isla de los Estados.





Las Lanchas Patrulleras, por su tamaño y maniobrabilidad, tienen facilidad para empeñarse contra objetivos de superficie desde puestos de acecho ubicados en las costas. También utilizan la sorpresa, velocidad y coordinación para actuar.

Principales características técnicas de las P-61, P-62, P-63 y P-64:

  • Clase: Dabur

  • Construidas en Israel

  • Entrada en servicio en la Armada Argentina: 1978

  • Desplazamiento 39 toneladas a plena carga

  • Dimensiones: Eslora 19,8m; Manga 5,5m; Calado 1,8m

  • Propulsión: 2 motores GM 12 V-71 TA Diesel, 840 HP, 2 hélices

  • Velocidad Máxima: 19 nudos

  • Autonomía: 450 millas náuticas a 13 nudos

  • Tripulación: 9 tripulantes

  • Armamento: dos cañones Oerlikon de 20 mm y cuatro ametralladoras MGS de 12,7 mm





Entre 1990 y 1992, las cuatro Lanchas Patrulleras de la Armada Argentina participaron de la Misión de Paz ONUCA de Naciones Unidas en el Golfo de Fonseca, con mandato general en Tegucigalpa y puerto sede en San Lorenzo en 1990.

Durante su despliegue en la ONUCA, las lanchas argentinas verificaron mensualmente un área de casi 85.000 millas náuticas cuadradas; cada unidad navegó 18.000 millas náuticas y cumplió unas 6.500 horas de patrullaje diurno/nocturno.

Además, el ANAU cuenta con la Lancha Patrullera ARA “Zurubí” (P-55), la cual es utilizada para navegaciones protocolares en el Canal Beagle. Esta unidad se encuentra en Ushuaia desde el año 1944 y en 1993 fue declarada de interés histórico provincial por decreto N° 2359.

Principales características de la P-55:

  • Clase: Zurubí

  • Construida en el Astillero Río Santiago, Ensenada, Argentina

  • Entrada en servicio: 1939

  • Desplazamiento: 45 toneladas a plena carga

  • Dimensiones: Eslora 23,20m; Manga 4,30m; Puntal 2,75m; Calado 1,53 m

  • Astillero: Base Naval Río Santiago (Bs As)

  • Propulsión: 2 motores GM, 440 KW

  • Tripulación: 8/10 tripulantes

  • Armamento: no posee





Finalmente, a lo largo del año el ANAU recibe buques asignados temporalmente para cumplir tareas como “buque de estación”. Generalmente son unidades del tipo Aviso (de la Clase Neftgaz) y son utilizados para atender los pedidos de auxilio de buques (casos SAR) en aguas bajo su responsabilidad, y para apoyar los puestos de vigilancia y control del tráfico marítimo (PCYVTM) que la Armada Argentina tiene en Buen Suceso (punta sudoriental de la Isla Grande de Tierra del Fuego) y en Puerto Parry (Isla de los Estados). Este tipo de unidades es particularmente apto para ambas funciones por sus capacidades de remolque, transporte de carga y personal, y autonomía.





Base Naval Integrada y Polo Logístico Antártico

El proyecto, que consta de tres etapas, tiene como objetivo la reubicación de todas las instalaciones de la actual Base Naval Ushuaia en un sector de la Península llamada “Punta Oriental”.

La primera fase de implementación contempla la construcción de un muelle con capacidad de amarre en forma simultánea de buques como el Rompehielos ARA “Almirante Irízar” (Q-5), el Buque Logístico ARA “Patagonia” (B-1), Buques Polares, Buques Científicos y todas las unidades de nuestra Armada con asiento en Ushuaia. Esto se complementa con la construcción de edificios para alojar los servicios marítimos, administrativos y logísticos del Comando Conjunto Antártico.

Las otras dos etapas consisten, una de ellas, en el traslado del resto de las instalaciones de la actual Base Naval e Intendencia Naval Ushuaia y, otra de las etapas, contempla la recuperación y mantenimiento de viviendas existentes como así también la construcción de nuevas unidades habitacionales para atender la demanda originada por las unidades que comenzarán a operar en esta Zona.

Esto traería aparejado, además, un importante impacto socioeconómico en Ushuaia, por la magnitud de este proyecto, no solo para la Armada, sino además para la sociedad fueguina.





Presencia y control en el sur

El rol que cumple es muy importante por las tareas relacionadas con la Búsqueda y Rescate de naves en emergencia en alta mar, teniendo asignada la función de MRCC (Centro de Control de Búsqueda y Rescate Marítimo).

Asimismo, otro de los roles fundamentales es el control del mar y sus recursos, y del tráfico marítimo en el Canal Beagle. Esto se consigue con buques que dependen de la Agrupación Lanchas Rápidas u otros asignados transitoriamente por el Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada para patrullar el sector bajo responsabilidad del ANAU.

Además, cuenta con puestos de Vigilancia y Control del Tráfico Marítimo que están operativos los 365 días del año, y se encuentran ubicados en puntos estratégicos del Canal Beagle, Estrecho de Le Maire, Isla de los Estados y en la boca oriental del Estrecho de Magallanes.





Búsqueda y Rescate (SAR)

El ANAU cumple función de Centro Coordinador de Búsqueda y Rescate (MRCC), es decir, planifica, controla y ejecuta operaciones de búsqueda y salvamento de personas en peligro en el área marítima, fluvial y lacustre bajo su jurisdicción SAR, con el fin de preservar la vida humana en el mar, que por Ley Nacional N° 22.445 le compete a la Armada Argentina.

El sistema está integrado por Subcentros Coordinadores (MRSC) que mantienen informado al ANAU de los casos de Búsqueda y Rescate en sus áreas de responsabilidad, a saber:


· Subcentro Coordinador Lago Argentino (KSLAPNA) / MRSC Lago Argentino.

· Subcentro Coordinador Río Gallegos (KSGAPNA) / MRSC Río Gallegos.

· Subcentro Coordinador Ushuaia, Aguas Argentinas del Canal Beagle y Lago Fagnano (KSUSPPNA) / MRSC Ushuaia.

· Subcentro Coordinador Puerto Argentino (Malvinas) / MRSC Malvinas.

· Subcentro Coordinador Islas Georgias del Sur / MRSC Islas Georgias del Sur.


La pesca y el turismo

El rol del ANAU en relación al control del mar implica, entre otras cosas, asegurar el uso de los espacios marítimos propios para preservar los derechos soberanos de la nación, permitir la explotación de los recursos y asegurar el cumplimiento de las leyes nacionales y convenios internacionales vinculados al uso del mar.

Con relación al turismo, el ANAU brinda apoyo a los buques de armadas extranjeras que efectúan escala técnica en Ushuaia. Generalmente son buques que van o vuelven de la Antártida y se les designa un oficial de enlace para que gestione ciertas coordinaciones de apoyo en puerto, visitas a museos o excursiones en la ciudad de Ushuaia y alrededores.



Relación entre el ANAU y su contraparte chilena

Existe una estrecha relación entre el Área Naval Austral de la Armada Argentina y la Tercera Zona Naval de la Armada de Chile. Anualmente se realizan ejercicios combinados entre ambas Armadas para mejorar la interoperabilidad y respuesta ante emergencias.

Otra actividad destacada que se lleva a cabo de manera bilateral es la Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC), que se ejecuta entre los meses de diciembre y marzo, donde la Armada de cada país destaca un buque durante 35 días en la Antártida para brindar apoyo a barcos y bases que pudieran tener una emergencia, control de la contaminación y seguridad a la navegación.

Periódicamente se celebran reuniones de consulta, en las cuales se analizan los trabajos combinados realizados, hechos o situaciones que sean susceptibles de alterar la armonía entre las partes, y se programan nuevos ejercicios y reuniones con objeto de evitar que alguna discrepancia pudiera generar una controversia. El resultado de estos ejercicios y reuniones han ayudado sustancialmente a mejorar las buenas relaciones entre ambas armadas.





Cooperación con organismos nacionales

El ANAU brinda apoyo logístico a investigadores del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC), dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Concretamente, el ANAU asiste a los científicos y técnicos que realizan trabajos de investigación en la Isla de los Estados, donde se encuentra una de las mayores colonias de pingüinos de penacho amarillo.

En esta área el CADIC lleva adelante los estudios demográficos y reproductivos de la citada especie, en el marco de un proyecto de investigación de aves marinas que el Laboratorio de Ecología y Conservación de la Vida Silvestre desarrolla desde hace 14 años.

Respecto al aporte de la Armada Argentina a través del personal y medios del ANAU, la doctora Andrea Raya Rey, Vicedirectora del CADIC, afirmó que: “los trabajos en el mar son logísticamente muy complejos, el CADIC no cuenta con embarcaciones de una autonomía que permita ir más allá del frontón Gable; por lo que el apoyo de la Armada Argentina para poder hacernos mar afuera es de absoluta importancia, además de la experiencia con la que cuentan para la navegación”.

“El trabajo mancomunado es fundamental, porque nosotros tenemos mucha capacidad científica, pero no logística para poder llegar a estas zonas de toma de muestras. Desde hace 20 años que compartimos estas tareas con personal de la Armada, y debo destacar que siempre el personal se mostró con mucha capacidad, profesionalismo y predisposición desde lo humano, para lograr con éxito nuestros objetivos”, agregó la doctora Raya Rey.

La cooperación con otros organismos nacionales y de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur es muy diversa y el ANAU está abierto a todos los requerimientos en pos de contribuir al bienestar de la población, para lo cual pone a disposición personal, material, medios e instalaciones según sea el tipo de tarea a cumplir.

Como ejemplos se puede mencionar la búsqueda de personas en lugares de difícil acceso, traslados de vituallas a lugares que solo tienen acceso por mar, transporte de residuos en contenedores hacia el continente, apoyo sanitario, seguridad y logística en las elecciones, etc.





ANAU y la pandemia del COVID

El ANAU realiza tareas de apoyo a la comunidad y ayuda humanitaria en apoyo al sistema sanitario nacional en las acciones de contención y mitigación del Covid-19 en la provincia de Tierra del Fuego (Operación General Belgrano), mediante la canalización de los requerimientos de las autoridades locales por este Comando ante el Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas (COPERAL), dependiente del Estado Mayor Conjunto (EMCO) de las Fuerzas Armadas, y posteriormente, a orden, ejecuta las acciones de despliegue de personal y ayuda humanitaria.

Actualmente brinda apoyo al Ministerio de Salud de la Provincia de Tierra del Fuego con instalaciones, medios y personal para la vacunación contra Covid-19 (Operación General Belgrano II).



Conclusiones

No caben dudas sobre la relevancia actual y futura que implica asegurar el control y defensa de las aguas jurisdiccionales en el extremo sur de nuestro país, no sólo con relación a la preservación de los recursos naturales (pesca, petróleo, etc.) sino también a la libre navegación a través de los pasajes bioceánicos (para el comercio internacional, el turismo, etc.), la proyección sobre el Sector Antártico donde nuestro país reclama derechos de soberanía y la salvaguarda de la vida humana en el mar.

Dadas las enormes dimensiones de la línea de costas, la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA) y la Plataforma Continental que recientemente ha sido extendida hasta las 350 millas náuticas, se aprecia la necesidad de reforzar la presencia de más personal y medios (navales y aeronavales) que permitan a la Armada Argentina hacer una mejor vigilancia y control de la soberanía nacional en el Atlántico Sur.

Asimismo, la presencia ilegal de Gran Bretaña en nuestras Islas Malvinas y su importante despliegue de buques y aviones de combate en esos archipiélagos representa una seria amenaza para los Intereses Vitales de la Nación Argentina.

La concreción de la Base Naval Integrada Ushuaia y el Polo Logístico Antártico, la asignación orgánica de mayor cantidad de buques y aeronaves (de ala fija y rotativa) actualmente en dotación y de otros a incorporar, el traslado del Comando Conjunto Antártico de su actual sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a Ushuaia redundará en una mayor capacidad disuasiva y efectiva del Estado argentino en la vigilancia y control de las aguas jurisdiccionales, la preservación de nuestras riquezas en el Mar Argentino y la salvaguarda de la vida humana en la zona del Atlántico Sur asignada por la Organización Marítima Internacional (OMI) a la República Argentina.

Por último, debe destacarse la positiva valoración de la población y las autoridades políticas de los municipios y la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur respecto al compromiso y profesionalismo de los hombres y mujeres que pertenecen al Área Naval Austral, quienes día a día ponen en evidencia su vocación de servicio desde sus respectivos puestos de maniobra en los Batallones de Infantería de Marina, en los buques, aviones y helicópteros de la Armada Argentina en el sur.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina