Buscar
  • Joao Paulo Moralez

Nada nuevo en el frente

Desde el jueves pasado (16 de julio), cuando el periódico tradicional brasileño O Estado de São Paulo publicó sobre algunas de las actualizaciones que realizará el gobierno de Jair Bolsonaro en el Libro Blanco sobre Defensa Nacional, se han formulado una serie de preguntas y especulaciones sobre los riesgos de conflictos en América Latina y los impactos en Brasil, además de las preocupaciones sobre el Amazonas y el Pre-Sal.

El Libro Blanco sobre Defensa Nacional fue instituido por ley en 2010, bajo el gobierno de Lula da Silva. En ese momento, las Fuerzas Armadas de Brasil tenían varios programas de defensa estratégica para adquirir nuevas capacidades de combate, vigilancia y modernización.

La primera edición del Libro se lanzó durante el primer mandato de Dilma Rousseff en 2012 y, por ley, cada cuatro años debe actualizarse. La primera tuvo lugar en 2016, por el entonces presidente en ejercicio Michel Temer, quien asumió el cargo después de que Dilma pasó por el proceso de destitución el 31 de agosto de 2016.

Por lo tanto, siguiendo el proceso, la próxima actualización debe ser realizada por el gobierno de Jair Bolsonaro.

Vale la pena recordar que las actualizaciones tienen el carácter de ser puntuales para evitar cualquier cambio drástico en la política ya adoptada desde su creación, lo que permite la acción de continuidad.


Según extractos obtenidos por O Estado de São Paulo, en general, América del Sur ya no estaría libre de preocupaciones, en opinión del Gobierno.

"No se pueden ignorar las tensiones y las crisis en el entorno estratégico, con posibles consecuencias para Brasil, de modo que pueda estar motivado para contribuir a la solución de posibles controversias o incluso para defender sus intereses".

Considerando solo el período de los últimos cuatro años, no faltan ejemplos que refuercen la necesidad de vigilancia y atención en relación con lo que sucede en los países en torno a Brasil, incluidos los que no tienen fronteras.

Venezuela, que en los años setenta y ochenta se consideraba una de las naciones más prósperas de la región, se sumió en la pobreza y la bancarrota completa del estado después de experimentar graves crisis económicas y políticas consecutivas. El país está acusado de violar los derechos humanos y tiene el mayor número de personas en prisión por delitos políticos en la región, más de dos mil.

En 2018, uno de los principales opositores y líder de una de las resistencias contra la dictadura de Nicolás Maduro, el oficial de policía Óscar Pérez, fue rodeado y ejecutado por las fuerzas de seguridad venezolanas. Ese año, muchos ciudadanos venezolanos huyeron del país y, para organizar a los que ingresaron a la frontera nacional, a partir de marzo de 2018, el Ejército Brasileño activó la Operação Acolhida (Operación Bienvenida) para ayudar a estas personas. Según la ONU, Brasil es el quinto destino que más recibe estas poblaciones en busca de mejores condiciones de vida. Más de 264,000 personas han pedido regularización para vivir legalmente en el país desde entonces.


Carpas para recibir refugiados venezolanos en la Operación Bienvenida.

La tensión entre Venezuela y Colombia también es una razón para alertar y guiar la política exterior de Brasil hacia la región. No podemos olvidar que, siendo un líder regional, Brasil junto con Argentina y Chile intervinieron para poner fin y promover la paz entre Ecuador y Perú en la Guerra de Cenepa de 1995. Estos países, junto con los Estados Unidos, participaron de una misión internacional para demarcar la frontera y desmilitarizar el área disputada por las naciones beligerantes.

Brasil también participó en cuatro misiones de rescate de rehenes de las FARC entre 2009 y 2012.

Por lo tanto, junto con otros países, no sería una sorpresa si los eventos que ocurrieron en los países vecinos impactaran a Brasil, exigiendo acciones diplomáticas por parte del Gobierno Federal, mediando o desplegando sus medios para lograr la paz o garantizar su propia soberanía, usando para esto a sus fuerzas armadas

De hecho, reforzar la frontera para demostrar presencia no es nuevo. Una operación con poco comentario es la Tapete Verde (Alfombra Verde), en 1999, que involucró la participación masiva de las Fuerzas Armadas de Brasil con acciones de ataque real contra aquellos que deseaban invadir la localidad de Querari para lanzar ataques contra el Ejército Colombiano en Mitú.

Pero volviendo al reportaje, el Amazonas y el Pre-Sal también son aspectos destacados de la atención por parte del gobierno. “El Amazonas, como el Atlántico Sur, es un área de interés geoestratégico para Brasil. La protección de la biodiversidad, los recursos minerales e hídricos, además del potencial energético, en el territorio brasileño es una prioridad para el país”.

Brasil tiene casi 17 mil kilómetros de frontera seca y otros 8,5 mil kilómetros de costa. Novedad sería si Brasil no mantuviera la atención y la preocupación con estas dos grandes áreas estratégicas.


La selva amazónica está presente principalmente en el territorio brasileño. Pero abarca Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Guayana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela.

Sería sorprendente si Brasil relajara su atención y preocupación, cuya biodiversidad atrae la atención de todo el mundo para diferentes propósitos, desde la industria cosmética y farmacéutica hasta insumos como la madera o su fauna.

En 2019, Brasil registró un gran volumen de incendios en esa región, alrededor de 161 mil brotes. El hecho fue destacado en las noticias internacionales con críticas hechas por la clase artística, gobiernos, atletas, activistas políticos e incluso por el Pontífice.

Los críticos atribuyeron los incendios a la falta de supervisión y deforestación, mientras que el gobierno brasileño dijo que eran criminales e intencionales. Pero el hecho es que el Amazonas sigue siendo un punto de discusión a nivel internacional, lo que refuerza las preocupaciones y la necesidad de una mayor vigilancia y control sobre él.

Hace casi 30 años, en 1991, el famoso incidente que ocurrió en el destacamento del Ejército Brasileño, en el cauce del río Traíra, en la frontera con Colombia, dejó tres soldados y dos mineros de oro muertos, además de otros nueve soldados heridos después de un ataque orquestado por las FARC. Otros incidentes ocurrieron antes y después de Traíra. Todo este tema no es nuevo, ni siquiera el SISFRON, un sistema integrado de detección, apoyo a la toma de decisiones y empleo operativo para fortalecer la presencia y la capacidad de acción del Estado en la franja fronteriza, elaborado en 2010, pero cuyo proceso de la implementación todavía está avanzando lentamente debido a restricciones presupuestarias. Quizás la actualización del Libro pueda dar más prioridad a su implementación total.


En el resto de la frontera, principalmente con Bolivia y Paraguay, la Fuerza Aérea Brasileña se compromete, a través de la Operación Ostium, a interceptar vuelos irregulares e ilícitos.

Desde 2018 hasta hoy, al menos ocho aviones han sido interceptados y confiscados llevando más de una tonelada de pasta base de cocaína y 1.2 toneladas de cocaína.

Volviendo a la costa brasileña, la preocupación no es menor. Los puertos manejan el 95% del comercio exterior. Gas natural, petróleo, oro, fósforo, carbón, diamantes, arena, grava, cobre, níquel, cobalto, azufre, entre otros, se extraen de esta costa. También es donde va mucho turismo brasileño.

En la segunda mitad de 2019, un derrame de petróleo alcanzó más de dos mil kilómetros en las regiones noreste y sureste, el mayor desastre ambiental jamás registrado en la costa del país. Más de mil toneladas fueron retiradas del mar y hasta la fecha las investigaciones no han sido concluyentes en cuanto a quién fue responsable de la acción, accidental o criminal.

Se sabe que la Armada Brasileña necesita más inversiones para la compra y el reemplazo de medios obsoletos o que pronto alcanzarán su vida operativa. Los patrulleros, corbetas, barreminas, entre otros, deben ser reemplazados o comprados en mayores cantidades para que la Armada pueda, de manera apropiada, expandir su presencia permanente a lo largo de toda la costa.

Del mismo modo, más aviones de patrulla, con armamentos guiados, también son necesarios para los esfuerzos de patrulla y vigilancia.

Finalmente, según el periódico, “Por primera vez, los tratados que conforman la Política de Defensa Nacional incluyen en el radar del gobierno las consecuencias del cambio climático y las pandemias”. El texto de la propuesta destaca que estos fenómenos pueden “tener consecuencias ambientales, sociales, económicas y políticas que requieren una pronta respuesta del Estado”.

¿Alguien tiene dudas de que la pandemia de COVID-19, que hoy moviliza a 34,000 militares, incluso más grande que el contingente de la Fuerza Expedicionaria Brasileña que participó en la Segunda Guerra Mundial, además de aviones, barcos y vehículos, no abrió los ojos solo de Brasil, pero de todo el mundo, por el daño político, económico y social que puede tener un virus?

Esperaremos a ver qué actualizaciones se realizarán en el Libro Blanco sobre Defensa Nacional, que se presentará el próximo 22 de julio. Pero hasta ahora, dado el refuerzo de la atención con los puntos que Brasil ha mantenido durante muchas décadas y los nuevos hechos, no cabe esperar nada más que una obligación por parte de cualquier gobierno.


Dicha actualización puede llamar la atención de personas que desconocen el papel y la necesidad de mantener a las Fuerzas Armadas equipadas, capacitadas y listas para ser desplegadas en un corto período de tiempo para responder a una emergencia, de guerra o no, junto con otras agencias nacionales. Se discute mucho sobre la necesidad de inversiones, ya que Brasil es una nación pacífica, sin enemigos y en una región tranquila. La realidad no es exactamente esto y un ejército no se construye y prepara de la noche a la mañana (pero ese es el tema de otro texto).

Las tensiones y las crisis en la región no son nuevas. Ni siquiera la necesidad de mantener la soberanía de Brasil en su territorio o actuar, junto con las naciones amigas, para resolver problemas.

Entonces, no hay nada nuevo en el frente.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Descargo de responsabilidad: Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de Pucará Defensa.

© 2020 Pucará Comunicación