Buscar

Sanas rivalidades cazadoras

Por Luis Briatore*


Entre los cazadores existe una sana competencia o, mejor dicho, rivalidad en buenos términos. Estas son un clásico dentro de este mundo tan excitante y lleno de tradiciones, que son dignas de mencionar como parte de nuestra historia e idiosincrasia dentro de una aguerrida especialidad que conserva su sello propio.



Los Gloster

El 11 de julio de 1947 fue el primer vuelo de este avión en la Argentina y también el debut de un reactor de combate en Latinoamérica.

La República Argentina contaba con cien ejemplares de este reactor inglés, divididos en dos Brigadas, que por aquellos tiempos hacían de las suyas.

Cuando los Gloster Meteor MK.IV de Morón se enfrentaban contra los de Tandil utilizaban como ring side los cielos sobre la localidad de Las Flores, punto equidistante entre las dos Bases y ring side donde se trenzaban en feroces combates.



Mercedinos vs Mendocinos

Otra relación de saludable rivalidad era la que mantenía la IV Brigada Aérea de Mendoza con la V Brigada Aérea de Villa Reynolds. Los pilotos de ambos bandos, al escuchar en frecuencia de radio a un intruso que cruzaba el Río Desaguadero para atacar la pista e instalaciones de la Brigada, límite entre ambas provincias, de inmediato abandonaban lo que estaban haciendo en el sector de vuelo, y desde ese momento, buscaban desesperadamente interceptar al intruso para ubicarse a la cola. El objetivo era lograr un derribo simulando, que actuaría como excelente motivo de chanza hacia el escuadrón perdedor. Sin perder tiempo, el vencedor, además de un llamado telefónico informando sobre el hecho, cursaba un mensaje acusando la pérdida al bando contrario, agregando en el texto, que transgredir la soberanía provincial era algo prohibido y de repetirse, la pérdida de otro avión sería inevitable.



Los primos

Por último, esta fue la que viví con mayor intensidad, por los muchos años que tuve la fortuna de estar a los comandos del afamado delta.

Rivalidad que tenía lugar entre los interceptores que volaban Mirage M-IIIEA y los cazabombarderos que lo hacían en los M-5 Finger. Competencia que no iba más allá de una sana contienda, adornada con diferentes tipos de bromas y comentarios entre primos mirageros, como se apodan los unos a los otros.

Desde el año 1987, cuando se produce la unión de ambos aviones en la VI Brigada Aérea, compartiendo el Grupo 6 de Caza, las disputas no iban más allá de un encuentro de fútbol, vóley o partida de truco, llevada a cabo durante algún despliegue o en el infaltable asado del día viernes.

Tradiciones y más tradiciones que adornan el apasionante legado cazador mantenido en el tiempo con orgullo y que es patrimonio del valiente piloto de combate argentino.


¡No hay quien pueda!



* Luis Alberto Briatore nació en la ciudad de San Fernando (Buenos Aires) en el año 1960.

Egresó como Alférez y Aviador militar de la Escuela de Aviación de la Fuerza Aérea Argentina en 1981 (Promoción XLVII) y como Piloto de Combate de la Escuela de Caza en 1982. Fue Instructor de vuelo en la Escuela de Caza y en aviones Mirage y T-33 Silver Star (Bolivia).

A lo largo de su carrera en la Fuerza Aérea Argentina tripuló entrenadores Mentor B45 y MS-760 Paris, aviones de combate F-86F Sabre, Mirage IIIC, IIIEA y 5A Mara ocupando distintos cargos operativos, tales como Jefe de Escuadrón Instrucción X (Mirage 5 Mara/Mirage biplazas) en la VI Brigada Aérea y Jefe del Grupo 3 de Ataque en la III Brigada Aérea.

En el extranjero voló Mirage IIIEE como Jefe de Escuadrilla e Instructor en el Ala 111 del Ejército del Aire (Valencia, España) y T-33 Silver Star como Instructor de Vuelo en el Grupo Aéreo de Caza 32 y Asesor Académico en el Colegio Militar de Aviación en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia).

Su experiencia de vuelo incluye 3.300 horas de vuelo en reactores y 200 horas en aviones convencionales.

Es también Licenciado en Sistemas Aéreos y Aeroespaciales del Instituto Universitario Aeronáutico (Córdoba, Argentina) y Master en Dirección de Empresas de la Universidad del Salvador.

Tras su pase a retiro en el año 2014, se dedicó a la Instrucción en aviones convencionales PA-11 Cub y PA-12 Super Cub en el Aeroclub Tandil (Buenos Aires) y el Aeroclub Isla de Ibicuy (Entre Ríos) y en el año 2018 se empleó como Piloto de LJ-60 XR – operando desde Aeroparque Jorge Newbery.


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina