top of page
Buscar

Soluciones que marcan una diferencia en seguridad

Hablamos con representantes de Byrna Latinoamérica, Félix Calvo, gerente comercial para Latinoamérica, y Willy Iglesia Giuliano, director de entrenamiento para fuerzas de seguridad, quienes nos presentaron la empresa, sus productos y su crecimiento en la región.


Por Gonzalo Mary


Pucará Defensa: ¿Qué es Byrna?

Byrna: Byrna es una firma que lleva pocos años en el mercado con este nombre, desciende de varias compañías que fabricaban productos y sistemas menos letales, o no letales. Fue comprando otras firmas, siempre en busca de dispositivos que cumplan con los estándares internacionales para su uso por parte de fuerzas policiales, militares y para defensa personal. Compró una fábrica sudafricana que diseñó una pistola con características muy particulares que habían estado buscando durante mucho tiempo: una pistola compacta que se puede manipular como un sistema convencional de armas de fuego. También, compró la firma Mission, una empresa establecida y de gran tamaño en el sector. Fue en este punto cuando adoptó el nombre y el formato que conocemos como Byrna. La empresa tiene su sede en Massachusetts, una fábrica en Fort Wayne, Indiana, oficinas y un showroom en Las Vegas, Nevada, y una sede para entrenamiento en Houston, Texas.



PD: ¿Cuál el alcance de la empresa?

B: Nosotros, con sede en la República Argentina, representamos a Byrna Latinoamérica. Fuera de los Estados Unidos la empresa también tiene presencia en partes de Europa, África, Asia y Australia. En lo que respecta a Estados Unidos prácticamente todos los estados ya cuentan con sistemas Byrna implementados. Entre sus usuarios destacados se encuentran el Servicio Secreto, el FBI, la DEA (Drug Enforcement Administration), la ATF (Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives), los US Marshals, el departamento de Homeland Security, la TSA (Transportation and Security Administration), entre muchos otros. Es tal la demanda en Estados Unidos que ha limitado nuestra capacidad para expandirnos a otros continentes.


PD: ¿Cuánto hace que están en la Argentina?

B: La empresa llegó a Argentina hace casi dos años, y recién hace un año cuando empezamos a extender la estructura para la región con el establecimiento de una fábrica en el Polo Industrial de Ezeiza la cual va a producir para toda Latinoamérica. Así que esto es bastante reciente.


PD: ¿Cuál es la relación con Bersa?

B: Byrna encontró en Bersa S.A. un un valioso socio estratégico en la región que conoce mucho el know how del mercado argentino y latinoamericano. Bersa estaban buscando maneras de ampliar su porfolio de productos y vio en Byrna esta opción complementaria para ofrecer a las distintas fuerzas. Se generó un punto de encuentro óptimo. Bersa posee el 49% del paquete accionario de lo que es Byrna para Latinoamérica, pero en Argentina, existe una clara división de roles.

En Argentina Byrna se encarga de la venta directa al público a través de e-commerce; mientras que Bersa se encarga exclusivamente de la comercialización dirigida a las fuerzas de seguridad, como policías y guardias municipales; así como a agencias privadas de seguridad. Esto se debe a que Bersa tiene un historial de relaciones establecidas tanto con el gobierno nacional como con diferentes provincias. En el resto de Latinoamérica de esto se encarga directamente Byrna.



PD: ¿Cuál es su mercado objetivo?

B: A nivel latinoamericano detectamos una oportunidad y una necesidad en el ámbito de las fuerzas públicas y privadas: la demanda de dispositivos no letales confiables y efectivos. Hoy nuestro enfoque principal se centra en el desarrollo de este segmento. Podría decirse que aproximadamente el 90% de nuestros esfuerzos se dirigen hacia las fuerzas públicas y privadas, mientras que el 10% restante se destina al consumidor final, es decir, al público civil. Es importante destacar que esta proporción puede variar según el país. Por ejemplo, en Brasil, en este momento, la venta al público civil está inhabilitada, por lo que todos nuestros productos se destinan exclusivamente a las fuerzas públicas o de seguridad privada.


PD: ¿Qué productos ofrecen?

B: Disponemos de un amplio abanico de posibilidades dentro de lo que son dispositivos no letales. Ofrecemos diferentes tipos de lanzadoras, cada una con sus propias características y usos específicos. Hay lanzadoras cortas, las SD y las SDXL; muy fáciles de usar y funcionan de manera similar a cualquier arma de fuego convencional. Lanzadoras intermedias, la TCR, del tamaño de un subfusil, que tienen un mayor alcance, potencia y capacidad de carga. Tenemos un modelo full auto, la MLR, de uso exclusivo penitenciario e inclusive antidisturbios, full auto, que dispara 15 proyectiles por segundo. Y tenemos las Mission 4, que presentan las mismas especificaciones que un AR-15 en términos de peso, tamaño y operación, pero utilizan munición no letal.

Aparte de las lanzadoras, ofrecemos una amplia gama de productos adicionales, como alarmas, mochilas balísticas, productos balísticos tanto blandos como rígidos, productos de mantenimiento y cartuchería de calibre 12 que es compatible con cualquier escopeta. Byrna también compró la fábrica de Fox Labs, la fábrica más importante que tiene Estados Unidos de lo que es dispositivos de gas pimienta, con productos a base de aceite, que también vamos a traer. Tratamos de cubrir todos los elementos posibles que puedan ayudar a preservar la legalidad de un acto de defensa dentro del marco del uso racional de la fuerza. Algo que caracteriza a la empresa es que constantemente apuesta a la investigación, desarrollo y producción de nuevos productos.


PD: ¿Qué costo tienen estos dispositivos?

B: El precio varía según si se trata de fuerzas de seguridad o compras al por mayor en comparación con el público en general, pero suele tener un valor equivalente a un arma de fuego tradicional. Es un producto que tiene muchísima tecnología, realmente no es un juguete. Los clientes se dan cuenta de esto cuando participan en un evento Try and Buy donde se convencen de que nuestro producto les va a dar las prestaciones necesarias para detener a un atacante dispuesto a todo en situaciones de violencia, sin que ello conlleve consecuencias legales cuando se utiliza en defensa personal. Es importante señalar que es un producto de venta libre y no requiere de ningún permiso para su tenencia.


PD: ¿Todo el material es de venta libre? ¿Incluso aquellos que son full auto?

B: Todo se puede comprar por más que sea full auto, de la misma manera que se pueden comprar armas de Airsoft o una de paintball. Como funcionan con CO2 son de venta libre. De igual manera nosotros evitamos vender el MLR a todo público, pero podríamos. La única excepción es el proyectil llamado MAX, ya que contiene un componente químico controlado por ANMaC (Agencia Nacional de Materiales Controlados). Este proyectil solo está disponible para fuerzas de seguridad debido a su potencia, que proviene de la combinación de gas lacrimógeno en polvo con OC (Oleorresina Capsicum).


PD: ¿Es de fácil uso?

B: Hay personas que no comulgan con las armas de fuego y nunca han disparado una, pero que quieren tener un arma no letal para defenderse. Incluso aquellos sin experiencia previa pueden agarrar el arma, apuntar y disparar, ya que su manejo es muy sencillo. En esos casos contamos con instructores que les explican el funcionamiento básico. Sin embargo, es importante destacar que sí requiere de un entrenamiento para tener un uso consciente, ser cuidadoso y aprender todos los aspectos de seguridad


PD: ¿Cómo funcionan?

B: El modelo SD funciona con garrafas de CO2 desechables de 8 gramos que permiten realizar 15 tiros por carga, en máxima potencia. Mientras que el modelo SDXL usa garrafa de 12 gramos que permiten realizar 30 tiros por carga a 300 pies por segundo y luego va decreciendo, naturalmente. Además, ofrecemos un adaptador que permite a la SD usar garrafas de 12 gramos, pero no la convierte en una SDXL ya que este tiene un cañón extendido. En el caso del TCR también utiliza garrafas de 12 gramos. Todos estos modelos tienen un mecanismo patentado por Byrna, denominado Pull Pierce Technology, en el cual la garrafa no se perfora hasta que se realiza el primer disparo. El resto de los dispositivos tienen otro tipo de carga. En el caso del MLR y el Mission 4, tienen la ventaja de poder cargarse con un compresor de 3500 psi, lo que les permite lanzar 150 proyectiles a 345 pies por segundo, o con un tanque de buceo con un adaptador, que puede alcanzar hasta 200 cargas. Esto ofrece ventajas significativas tanto en entrenamiento como en operaciones. Además, estos modelos cuentan con válvulas de seguridad que garantizan la conservación del aire comprimido y evitan la sobrecarga del sistema. También disponen de un indicador de presión que permite verificar que el arma se encuentra en óptimas condiciones.



PD: ¿Qué poder de parada tienen?

B: La versión más corta tiene una velocidad de salida de boca de 300 pies por segundo, mientras que las versiones más largas pueden alcanzar los 330, 345, y son regulables hasta 400 pies por segundo. Más allá del impacto y el dolor causado, los proyectiles químicos generan una nube química que se extiende entre uno y un metro y medio de diámetro. La ventaja de esto es que podemos realizar disparos tanto directos como indirectos, lo que significa que podemos disparar contra una pared, un techo o incluso una persona atrincherada, afectándola con la nube química. Si bien no es posible determinar con precisión la duración de los efectos estos pueden variar desde cinco minutos hasta una hora. Con respecto al alcance, unas tienen 20 metros de alcance efectivo; mientras que, con las armas largas se llega a 25 metros, aunque se puede tirar a 60, 70, 80 metros. Otra ventaja importante es que, a diferencia del gas pimienta tradicional o de armas de energía conducida o eléctrica, donde se requiere acercarse a la amenaza, nuestras armas permiten mantener distancia y atacar a múltiples objetivos con un solo dispositivo.


PD: ¿Qué tipo de munición ofrecen?

B: Los proyectiles son de calibre 68. Además de las MAX que ya comentamos, contamos con proyectiles de pimienta que contienen una mezcla de OC + PAVA, de venta libre. Estos proyectiles están microfragmentados, y prefragmentados, de modo que al impactar estalle, pero tiene la misma dureza y el mismo peso que el resto de los proyectiles. También ofrecemos un proyectil de entrenamiento para este tipo de proyectiles, que estalla y genera la nube pero que no tiene ningún efecto irritante. Tenemos un proyectil sólido que puede utilizarse para romper cristales de vehículos, teniendo un efecto disuasivo y operativo. Al ser reutilizable reduce mucho el costo de entrenamiento para las fuerzas de seguridad. Además, contamos con un proyectil biodegradable que suele ser utilizado en entrenamiento force on force que es más suave comparado con el resto.



PD: ¿Qué capacidad tienen los cargadores? ¿Pueden combinarse los proyectiles?

B: Es indistinto, la mayoría combina proyectiles. Un operador puede desplegar proyectiles sólidos, químicos, orgánicos o una combinación de todos a múltiples blancos al mismo tiempo. En el modelo estándar, los cargadores tienen capacidad para cinco proyectiles, aunque también están disponibles cargadores de siete proyectiles. Aunque muchos piensan que cinco es poco, hay que considerar que al usar los proyectiles de gas pimienta, en especial en un lugar cerrado, hay que saber usarlo para evitar afectarse a uno mismo. El TCR tienen un cargador de 12 y otro de siete proyectiles, mientras que el MLR tiene un cargador de 200 proyectiles; y el Mission 4 tiene dos cargadores de 19 proyectiles, cada uno identificado con un color diferente para facilitar la transición de munición. Pero a su vez se le puede agregar el Hopper de 200 proyectiles. Por ejemplo, en Córdoba, el equipo ETER lo utiliza con cargadores de 19 proyectiles, mientras que la infantería lo emplea con uno de 200.


PD: ¿Cómo es el mantenimiento?

B: Es un arma de polímero, lo que la hace muy resistente y confiable que funciona con garrafas de CO2. Cuando un usuario compra una caja de garrafas, que tiene 10 unidades, una de esas tiene un poco de aceite. Una vez que se utilizan las garrafas de aire comprimido, se usa la que contiene aceite para lubricar el mecanismo. Ese es el único mantenimiento que requiere para mantener el producto en óptimas condiciones y extender su vida útil.


PD: Las armas no letales de este tipo vienen ganando espacio no solo como seguridad personal sino para las fuerzas de seguridad ¿Qué fuerzas las eligen? ¿Qué equipamiento adquieren? ¿Qué vínculos mantienen?

B: La implementación más grande en la República Argentina se llevó a cabo en la provincia de Córdoba, que no contaba con ninguna herramienta intermedia. No compraron solo para fuerzas especiales, sino que fue una implementación a nivel institucional. Adquirieron 800 SD, 130 Mission 4 y 70 TCR; y está por incorporar 4.000 armas adicionales. Nos encargamos de formar a los instructores dentro de la fuerza, quienes a su vez están capacitando a los operadores. Los operadores pasan por un proceso de formación, entrenamiento y práctica antes de ser homologados para utilizar el sistema. También se ha realizado una pequeña implementación en el municipio de Lanús, aunque se trata de un número reducido de dispositivos. Además, se entregó un lote a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, y todavía hay varios procesos licitatorios en curso.

En lo que respecta al soporte realizamos un seguimiento muy cercano, muy exhaustivo. Nos tomamos muy en serio el soporte y el entrenamiento que proporcionamos a las fuerzas de seguridad. Es crucial que los operadores reciban un entrenamiento adecuado y certificado para que puedan sacar provecho del producto, que este cumpla con sus expectativas y no cause problemas. En el caso de Córdoba, contamos con dos entrenadores que forman parte de Byrna de los Estados Unidos, ex comandante y jefe de equipo del SWAT de Texas, para llevar a cabo los entrenamientos.

A nivel nacional y regional somos la marca más adquirida en términos de proporción de operadores de equipos no letales. Esto nos motiva a seguir desarrollándonos.



PD: ¿Y a nivel regional?

B: Hace un año comenzamos a operar a nivel regional. Estamos trabajando fuertemente en Argentina, con ideas de expansión a desarrollarnos en otros países como Brasil. Hemos tenido ventas en el sector privado y con personas que desean realizar demostraciones. Estamos atentos a las oportunidades que puedan surgir en el ámbito regional.


PD: ¿Pueden llegar a tener algún problema con la importación que interrumpa el suministro de productos?

B: Trabajamos diariamente para no tener esos inconvenientes. Al contar con Bersa como parte de este holding, y ser el principal proveedor a nivel estatal de armas de fuego, tenemos garantizados los suministros ya sea para lo que es garantía, reparaciones o proyectiles.


PD: ¿Cómo ha ido evolucionando el mercado acá y en la región para este tipo de armas?

B: El cambio lo vemos en la gran demanda que tenemos. Estos sistemas solían verse comúnmente cuando uno entrenaba en el extranjero. En Latinoamérica, las herramientas intermedias no han sido implementadas. Seguimos con la escopeta y perdigones de goma para todo. Lo cual no resuelve los desafíos que puede enfrentar el primer interventor, el policía que está en la esquina. No había herramientas que ofrezcan la versatilidad, la distancia, la confiabilidad y la sencillez de uso que proporcionamos. Cada vez hay más demanda, se piden más productos porque es una herramienta que cubre huecos que no están ocupados.

En Brasil, nuestro producto ha sido muy bien recibido por la practicidad que tiene. Se enfrentan a situaciones muy violentas y la única herramienta que tenían era un arma de fuego. En Estados Unidos, en Europa cada policía tiene el arma de fuego, pero también tiene tres o cuatro alternativas. Tienen una amplia gama de opciones para elegir qué, cuándo y cómo utilizar.

Las instituciones están comenzando a entender que están en falta al no proporcionar estas herramientas, y los propios policías empezaron a entender su necesidad, ya que resuelve un montón de problemas. Vemos que se está dando un cambio, aunque siempre hay cierta resistencia por parte de aquellos que no preguntaron, no escuchan y no están atentos a la realidad.

Este cambio está llevando a las fuerzas a reformular sus protocolos de actuación e incorporar muchas cuestiones que antes no tenían, porque solo las conocían en teoría. El uso de estos sistemas demuestra la buena fe de evitar la escalada del conflicto, y solo si la situación sigue escalando recurrir al arma de fuego.

En cada convención que vamos en diferentes países explota el stand de consultas entre los policías. Lo que ofrecemos es una especie de evangelización, un cambio de mentalidad, pero estamos teniendo muy buenas devoluciones.


PD: ¿Podría alguien de una fuerza de seguridad de manera particular adquirir una para utilizar en servicio?

B: No, no es posible. Si bien hay diferencias en las legislaciones federales y provinciales prácticamente todas coinciden en un punto importante: los policías no pueden utilizar ningún equipo que no sea provisto. En muchos casos, a los policías se les prohíbe comprar equipos como bastones extensibles o gas pimienta, pero tampoco se los provee. Si un policía se encuentra fuera de servicio, sí la podría llegar a utilizar evaluando el contexto en el que se encuentra. Pero cuando está en servicio tiene que responder con el material que haya sido provisto, sino su actuación puede considerarse nula.



PD: ¿Qué oportunidades y desafíos presenta el contexto nacional actual?

B: La Argentina tiene una trayectoria en materia de Derechos Humanos muy fuerte, y que atraviesa toda la sociedad. Pero también la gente se ha cansado de los hechos de violencia e inseguridad que viven a diario.

Las ventas que estamos teniendo muestran una tendencia hacia la adopción de este este tipo de productos para el uso personal, Recibimos muchísimas consultas. Había una necesidad que no estaba cubierta. Vemos una oportunidad muy interesante en proporcionar dispositivos para defenderse, pero siempre evitando conflictos legales.

El futuro de esta tendencia dependerá de cómo vayan cambiando los gobiernos y las legislaciones de acá y en toda Latinoamérica. Por ejemplo, en Brasil estaba habilitada la compra de un arma a cualquier persona, pero ahora se limitó únicamente a las fuerzas policiales. Hoy en día la única amenaza real sería un cambio en la legislación, aunque no creemos que esto ocurra.


PD: ¿Consideran que el resultado de las próximas elecciones puede modificar/alterar la demanda?

B: Cuando comenzaron los saqueos automáticamente se empezaron a vender más Byrna. Muchas personas se dieron cuenta que no tenían los medios necesarios para defenderse. El problema es que muchas personas no saben que se puede defender, no conocen el artículo 34 del Código Penal, no conocen las situaciones en las que pueden defenderse. Les han metido en la cabeza que el monopolio de la fuerza lo tiene el Estado, y que no tienen derecho a defenderse y la realidad es que sí. Si la gestión que gane acompaña y refuerza la idea de que la gente se puede defender, automáticamente va a tener un impacto sin ninguna duda en lo que es el público en general.


PD: ¿Algo para agregar?

B: El color naranja es reconocido internacionalmente como el color de los dispositivos no letales. En la medida que se incorporen los dispositivos no letales tanto los operadores como aquellos que generan disturbios sabrán que no hay duda de que puede usar esa arma. Muchas veces quienes causan disturbios se aprovechan de la falta de herramientas de disuasión por parte de las fuerzas policiales. Con este tipo de dispositivos esto se termina, si tiran piedras ahora enfrentarán una respuesta que antes no existía y eso evita que la cuestión siga escalando.

Realmente creemos que nuestras soluciones marcarán la diferencia en términos de seguridad y permitirán a las fuerzas de seguridad realizar su trabajo de manera más efectiva, evitando cuestionamientos legales y mediáticos en la resolución de situaciones cotidianas.

Commentaires


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page