top of page
Buscar

Un gran mar y un gran reto: entrevista al Comandante de la Armada de Brasil.

La Marina de Brasil (MB) vive un momento importante con respecto a la modernización y adquisición de nuevos medios marinos como una forma de seguir pudiendo mantener la soberanía en un área marítima que corresponde a más de la mitad del territorio brasileño, por el que pasa todo el comercio exterior y del cual se extrae gas natural, petróleo y otros minerales.

Ante las limitaciones presupuestarias y la movilización para combatir la pandemia de COVID-19, la MB continúa operando plenamente mientras se prepara para recibir nuevos equipos.

El Almirante Almir Garnier Santos, comandante de la Fuerza, conversó con Pucará sobre este importante momento.


Por João Paulo Moralez



Pucará Defensa - ¿Cuál es la importancia del mar para Brasil y cómo parte de esta protección está dirigida al mantenimiento de la soberanía nacional y la sociedad brasileña?

Almirante Almir Garnier Santos - En muchos aspectos, el mar es un elemento constitutivo de la Nación Brasileña y siempre ha sido un factor determinante para nuestro destino y forma de vida. En un primer sentido, el mar es nuestra mayor frontera. En el pasado, fue el camino de nuestro descubrimiento, colonización y consolidación de nuestra independencia, así como un escenario para defender nuestra soberanía en varios episodios, incluso en dos guerras mundiales. En la actualidad, es la forma en que casi todo el comercio y las comunicaciones de Brasil circulan con el resto del mundo.

En otro aspecto, los espacios marítimos brasileños, que suman unos 5,7 millones de km², representan una fuente de recursos naturales de incalculable valor. No por casualidad, llamamos a las inmensas aguas, sobre las cuales Brasil tiene jurisdicción y derechos exclusivos de explotación económica, la Amazonía Azul. De ella se extrae más del 95% del petróleo, el 80% del gas natural y el 45% del pescado producido en el país. Además, en este mar que nos pertenece, la biodiversidad y otros recursos minerales marinos representan una reserva económica estratégica para las generaciones actuales y futuras de brasileños.

Obviamente, en la medida en que proporciona el intercambio de riqueza y el logro de la prosperidad, este inmenso y estratégico patrimonio también nos presenta vulnerabilidades y peligros de todo orden, lo que exige la acción constante y efectiva de una Armada capaz de disuadir y contrarrestar una amplia gama de amenazas. A lo largo de su historia, la MB siempre ha buscado estar a la altura de este rol, especialmente a través del mantenimiento de la provisión de su personal y unidades operativas; de programas de modernización y adquisición de nuevas capacidades; además de otras acciones de estructuración. La etapa más reciente de este viaje fue la elaboración del Plan Estratégico de la Armada (PEM 2040), un documento de alto nivel, estructurado a partir del análisis del entorno operacional y la identificación de amenazas, y que consolida nuestros programas estratégicos, con el propósito de proporcionar a Brasil una Fuerza Naval moderna, capaz de contribuir a la defensa de la Patria y la salvaguardia de los intereses nacionales, en línea con los anhelos de la sociedad brasileña.





PD - ¿Puede proporcionar una visión general de los principales programas estratégicos que deben llevarse a cabo o continuarse a corto plazo? ¿Cuáles son las prioridades para el PEM 2040?

Almirante Garnier - Actualmente trabajamos en siete programas estratégicos que se derivan de las necesidades identificadas para lograr los objetivos marítimos de alto nivel establecidos en el PEM 2040.

En el orden en que se enumeran en el PEM 2040, los siete programas estratégicos de la MB son: Personal – Nuestro Mayor Patrimonio; Programa Nuclear de la Armada (PNM); Centro de Energía Naval; Capacidad Operativa Completa (OCOP); Sistema de Gestión del Amazonas Azul (SisGAAz); Ampliación de la capacidad de apoyo logístico a los medios de comunicación operacionales; y Mentalidad Marítima.

Estos programas son igualmente importantes, sobre todo porque se complementan entre sí en muchas situaciones. Por ejemplo, no aprovecharemos al máximo los buques y submarinos de última generación sin personal capacitado y motivado para operarlos si no sabemos lo que está sucediendo en nuestra Amazonía Azul o si no contamos con un apoyo logístico que sea consistente.

Sin embargo, dado el nivel de complejidad y recursos involucrados, destacaría el PNM y los programas de Fragatas Clase Tamandaré (PCT) y Submarinos (PROSUB).

El PNM se divide básicamente en dos grandes empeños: el dominio de la Generación Nucleo-Eléctrica y el Ciclo del Combustible Nuclear. A partir de su desarrollo, Brasil ganará la capacidad de diseñar, construir, operar y mantener submarinos de propulsión nuclear, habilidades que actualmente solo poseen los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Rusia, India y China. Se trata de un salto tecnológico sin precedentes, que elevará el nivel de la Defensa Nacional, además de generar un efecto multiplicador, por la variedad de materiales, componentes y equipos que se diseñarán y fabricarán en el país. El conocimiento del dominio del ciclo del combustible también es dual, beneficiando a varios sectores, como la energía, la salud y la agroindustria.

El PROSUB es otra inversión importante en la expansión de la Potencia Naval Brasileña, a través de la construcción de cuatro modernos submarinos diesel-eléctricos (S-BR), el diseño y fabricación del primer Submarino Convencional con Propulsión Nuclear (SN-BR), y también la construcción de un complejo de infraestructura industrial y apoyo a la operación de submarinos, que abarca astilleros, base naval y la Unidad de Fabricación de Estructuras Metálicas (UFEM), en el municipio de Itaguaí (RJ). Para Brasil, este programa representa una expansión significativa de la capacidad de disuadir y negar el uso del mar a las fuerzas hostiles.

Más recientemente, el PCT fue diseñado para la renovación de la Escuadra con fragatas de construcción nacional, avaladas con alta complejidad tecnológica y poder combatiente. Las cuatro fragatas inicialmente previstas tienen un plazo de entrega entre 2025 y 2028. Serán escoltas versátiles, capaces de contrarrestar múltiples amenazas, empleados principalmente en la protección del cuerpo principal de fuerzas navales, grupos de acción de superficie o como unidades de búsqueda y ataque submarino. También estarán destinados a la protección del tráfico marítimo, pudiendo realizar misiones de defensa, cercanas o lejanas, desde la costa brasileña, búsqueda y rescate, cumplimiento de compromisos internacionales, entre otras tareas. Además de ampliar la capacidad de la Potencia Naval para salvaguardar los intereses nacionales, el PCT fortalecerá la industria brasileña de construcción naval y permitirá la atracción de inversiones, además de generar miles de empleos directos e indirectos.


El programa de Fragatas Clase Tamandaré fue diseñado para la renovación de la Escuadra con fragatas de construcción nacional. Imagen: Marinha do Brasil.


PD - ¿Podría hacer una descripción general del Programa de Desarrollo de Submarinos? ¿Cuáles son las previsiones de entrega de medios? ¿Cómo va la construcción?

Almirante Garnier - Actualmente, los cuatro submarinos diesel-eléctricos convencionales previstos en el PROSUB se encuentran en las instalaciones del Complejo Naval e Industrial de Itaguaí (CNI), en Río de Janeiro, en diferentes etapas de construcción.

El Submarino "Riachuelo" (S-BR1), el primer buque de su clase, ya ha sido sometido a varias pruebas portuarias y marítimas, tales como: el arranque de los motores diésel y la prueba de propulsión, la primera salida al mar y la primera prueba de inmersión dinámica. Las actividades en el Submarino Riachuelo buscan posibilitar su entrega al sector operativo de la MB en el primer semestre de 2022. El "Humaitá" (S-BR2), que tuvo su bautismo y botadura en diciembre de 2020, se encuentra en fase de integración de equipos y subsistemas. Estimamos su entrega al sector operativo para 2023.

El Submarino "Tonelero" (S-BR3) ya ha tenido varios equipos importantes instalados, como el Motor Eléctrico Principal, las cunas (cunas metálicas para la instalación de equipos y sistemas) y el sistema de manejo de armas (Módulo KE). Las secciones del S-BR3 fueron transferidas al Astillero de Construcción, donde se llevó a cabo la ceremonia de unión de las secciones. Su entrega al sector operativo de la MB está prevista para 2024. El cuarto submarino de la clase, el "Angostura" (S-BR4) se encuentra en la UFEM, en la fase de fabricación e instalación de estructuras no resistentes. La entrega de "Angostura" al sector operativo se espera en 2025.

En la confluencia entre el PNM y PROSUB, el Submarino Convencional con Propulsión Nuclear "Álvaro Alberto" (SN-BR) se encuentra en la fase inicial del Proyecto Detallado, con el inicio del montaje del casco resistente para 2023 y entrega al Sector Operativo en 2034. En este asunto, es importante recalcar que no solo se trata de la construcción de un submarino, algo ya de por sí muy complejo, sino del desarrollo y dominio de una tecnología que no se puede importar. El PROSUB implica un acuerdo de transferencia de tecnología entre los gobiernos de Brasil y Francia, pero la propulsión nuclear del SN-BR está siendo desarrollada exclusivamente por Brasil. Por ello, en paralelo a la construcción del Submarino, la Armada ya ha iniciado la construcción del prototipo de la planta de propulsión nuclear del "Álvaro Alberto", en el Laboratorio de Generación de Energía Nucleoeléctrica (LABGENE), en Iperó (SP). Montado en tierra, este prototipo permitirá tanto las pruebas exhaustivas del sistema como la formación de los operarios que compondrán la tripulación del SN-BR.


El Prosub incluye la fabricación de cuatro submarinos diésel-eléctricos convencionales y un submarino de propulsión nuclear. Foto: Marinha do Brasil.


PD - ¿Podría comentar sobre PROADSUMUS? ¿Cuáles son los sistemas, equipos y adquisiciones que contemplan los Fuzileiros Navais?

Almirante Garnier - PROADSUMUS es el nombre dado por la MB al Subprograma de Medios Marinos que integra el Programa Estratégico para la Construcción del Núcleo del Poder Naval. El subprograma tiene como objetivo obtener medios para asegurar al Cuerpo de Infantería de Marina (Corpo de Fuzileiros Navais, CFN) las condiciones de pronta contratación y el carácter expedicionario que le permitan contribuir al desempeño del Poder Naval en la ejecución de un amplio espectro de operaciones militares.

Los medios adquiridos en este subprograma estratégico asegurarán al CFN, con énfasis en su desempeño como parte integral del conjugado anfibio de la MB, la capacidad de actuar en la protección de la Amazonía Azul, en operaciones ribereñas, en la defensa de instalaciones marinas, portuarias, insulares y archipiélagos, en la Garantía de La Ley y el Orden, en acciones de cooperación con la Defensa Civil, y en apoyo de la política exterior, especialmente a través de la participación en operaciones de mantenimiento de la paz y asistencia humanitaria, entre otras posibilidades.

Los Grupos Operativos Marinos son fuerzas anfibias, expedicionarias y ligeras, por lo que exigen sistemas de combate con alta confiabilidad que cumplan con estrictos requisitos operativos y preferiblemente ya hayan sido probados por otras Fuerzas Armadas. PROADSUMUS buscará obtener recursos de la Base Industrial y Tecnológica de la Defensa Nacional, incluyendo el apoyo al desarrollo de proyectos de equipos y sistemas que tengan alto contenido tecnológico o adquisición restringida en el extranjero. El subprograma también incluye proyectos para crear unidades y construir, ampliar y modernizar instalaciones en beneficio de la Brigada Anfibia, la fuerza de Infantería de Marina, los Batallones de Operaciones Ribereñas y los Grupos de Infantería de Marina de Distrito.

En 2020 se aprobó la obtención de vehículos blindados ligeros sobre ruedas JLTV, vehículos modernos, recientemente desarrollados en los Estados Unidos; camiones Unimog 5.000, vehículos especiales para viajar en cualquier terreno; nuevos sistemas de armas ligeras de infantería, como fusiles, ametralladoras, morteros, lanzacohetes y misiles antitanque; y, en unos años, comenzará la renovación de la flota de vehículos ligeros no blindados. También está prevista la adquisición de material de ingeniería; defensa nuclear, biológica, química y radiológica; y paracaidistas.

En el ámbito del contrato que permitió a la CFN recibir, en los últimos años, 23 nuevos Vehículos Anfibios a Oruga (Carros Lagarta Anfíbios, CLAnf) de última generación en Estados Unidos, un CLAnf Recuperador y dos CLAnf Transporte de Personal. Además, se están llevando a cabo proyectos para ampliar el Batallón de Mando y Control y adaptar el Batallón de Vehículos Anfibios, a fin de dar cabida al Sistema Integrado de Mando y Control de la MB, compuesto por equipos de comunicaciones asociados con sistemas de tecnología de la información, dirección de tiro y guerra electrónica.

Otros medios y equipos están previstos y serán objeto de valoración por parte de la Administración Naval en los próximos años, respetando la disponibilidad presupuestaria. Así, el PROADSUMUS contribuirá a preservar las condiciones del CFN para actuar plenamente como fuerza naval de carácter anfibio y expedicionario por excelencia y contribuir a las demás tareas del Poder Naval Brasileño.


El programa PROADSUMUS contempla la modernización de varios segmentos de la Infantería de Marina. Foto: Marinha do Brasil.


PD - Con respecto a la Aviación Naval, ¿puede comentar sobre el futuro del transporte ligero y los helicópteros de instrucción? ¿Cuál es la visión de la Armada al respecto?

Almirante Garnier - Los pequeños helicópteros de propósito general son críticos para la MB. La capacidad operativa de todos los buques que cuentan con cubiertas de vuelo aporta una importante flexibilidad y versatilidad a las Operaciones Navales, tanto en las aguas interiores, incluido el entorno ribereño, como en las zonas marítimas de nuestra Amazonía Azul.

Además, estas aeronaves son protagonistas de varias otras misiones, como el mantenimiento de faros y ayudas a la navegación a lo largo de la costa, en actividades de atención hospitalaria y también en el apoyo a la comunidad científica, en el ámbito del Programa Antártico Brasileño.

Consciente de esta importancia, la MB mantiene, dentro del Programa Estratégico para la Construcción del Centro de Energía Naval, el Proyecto para la obtención de Pequeños Helicópteros Generales de Empleo (UHP) y el Proyecto para la obtención de Helicópteros de Instrucción (IH).

El Proyecto UHP prevé la eliminación del actual UH-12 (AS350 Esquilo) por aviones más modernos, manteniendo la premisa de flexibilidad y versatilidad de operación de todos nuestros vuelos. El Proyecto IH, a su vez, prevé la sustitución del actual IH-6B (Bell Jet Ranger III), también por aeronaves más modernas. Esta adquisición se producirá a través del proyecto TH-X, que prevé la compra conjunta de helicópteros de instrucción para la MB y la FAB.


Los A-4KU Skyhawks se modernizaron y hoy representan una importante capacidad de combate de ala fija para la aviación naval. Foto: Marinha do Brasil


PD - ¿Cuáles son los cronogramas de finalización para el A-4 Skyhawk, Super Lynx y actualizaciones de recepción para el nuevo H225M?

Almirante Garnier – Recibimos en 2021 los dos últimos aviones AF-1 Skyhawk modernizados, uno monoplaza (AF-1B) y un biplaza (AF-1C), que son esenciales para mantener la capacitación de los pilotos de la MB y las operaciones del 1º Escuadrón de Aviones de Interceptación y Ataque. En cuanto a la modernización de los helicópteros Super Lynx, ya se han recibido cuatro unidades. También se espera recibir cuatro más en los próximos años.

Bajo el alcance del Projeto H-XBR, MB ya ha recibido 13 helicópteros H225M (ocho UH-15, tres UH-15A y dos AH-15B). A corto plazo, está previsto recibir otro AH-15B, que es la versión "operativa" de este helicóptero para la MB, capaz de lanzar el misil aire-superficie AM-39 Exocet, entre otras capacidades. Otros dos AH-15B serán recibidos en los próximos años.


Con el AH-15B (H225M), la Aviación Naval vuelve a tener la capacidad de lanzar misiles MBDA Exocet desde helicópteros. Foto: Marinha do Brasil.


PD - ¿Puede comentar sobre los planes de la Marina para la fuerza de minado y barrido de minas? ¿Está previsto adquirir nuevos buques o sistemas autónomos (drones) para cumplir con esta importante tarea?

Almirante Garnier - Los planes de la MB para la Fuerza de Minado y Barrido incluyen aumentar la calificación del personal en las operaciones de Contramedidas de Minado, a través de cursos y pasantías en países que cuentan con tecnología de punta en esta área.

Sobre la adquisición de nuevos buques, el Plan Estratégico de la MB prevé la obtención de Buques de Caza de Minas y, en este contexto, se están realizando estudios, entre los medios marinos de otros países, que son adecuados a la realidad de la Fuerza. En cualquier contexto, el uso de sistemas autónomos es fundamental, pero no deja de ser una capacidad complementaria.


La Fuerza de Minado y Barrido posee los dos buques de la clase Aratu, que son obsoletos para su misión. Foto: Marinha do Brasil.


PD - ¿Puede proporcionar una visión general de SisGAAz en cuanto a lo que se ha hecho en términos de implementación hasta ahora y la fecha límite para implementar los próximos pasos?

Almirante Garnier - El Comando de Operaciones de Infantería de Marina continúa desarrollando los conceptos de SisGAAz, coordinando acciones que permitan el cumplimiento de las necesidades operativas actuales. La Junta Administradora del Programa de la Armada (DGePM), que asumió la Gestión del Programa SisGAAz en febrero de 2020, promueve acciones estructurantes para su desarrollo, apuntando a su implementación por áreas prioritarias, con la participación de la Base Industrial de Defensa. En este contexto, la DGePM firmó términos de compromiso con el Centro de Análisis de Sistemas Marinos y el Instituto de Investigaciones de la Armada, con el propósito de modernizar el Sistema de Monitoreo de Tráfico Marítimo y el Sistema Unificado de Conciencia Situacional y así proporcionar herramientas avanzadas para la adquisición, análisis y tratamiento de datos de tráfico marítimo, ampliar el conocimiento sobre las actividades desarrolladas en las Aguas Jurisdiccionales Brasileñas y optimizar el proceso de toma de decisiones.

La MB también firmó un acuerdo de compromiso con la Companhia Docas do Rio de Janeiro (CDRJ), buscando compartir información del sistema de control portuario que CDRJ está adquiriendo. Se estima que toda la Bahía de Guanabara y la entrada al puerto de Río de Janeiro, por ejemplo, pueden ser monitoreadas activamente.

En abril de 2021, la DGePM contrató a la Fundación CERTI para desarrollar el modelo de negocio que culminará con la elección de una empresa asociada para desarrollar los productos que harán el SisGAAz, de forma modular y escalable. Estos elementos incluyen unidades de vigilancia, compuestas por sensores y equipos de comunicación y energía, y consolas de monitoreo multifuncionales, utilizando la plataforma de desarrollo HYDRA, que es un conjunto de rutinas, estándares y servicios que proporcionan capacidades computacionales específicas y básicas que en conjunto compondrán el sistema.


PD - ¿Es posible hacer un balance de la importantísima participación de MB en la FPNUL (Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano)?

Almirante Garnier - La participación de Brasil en el Comando FTM-FPNUL permitió a la MB demostrar competencia profesional y nuestras habilidades de liderazgo y coordinación y también incorporar nuevos conocimientos operativos.

Destacamos el reto logístico de mantener un buque operando intensamente, durante más de ocho meses, a unas 5.500 millas náuticas de su cuartel general; la experiencia operacional proporcionada por el desempeño en la Fuerza Multinacional; la visibilidad y proyección del país en el escenario internacional; prestigio y respeto por el ejercicio del Mando FTM-FPNUL; la contribución al mantenimiento de la paz mundial, la seguridad y el desarrollo de un país amigo; además de la capacitación del personal de la Armada libanesa para realizar actividades de seguridad marítima.


Las fragatas F-43 Liberal y F-45 Union navegan frente a la costa del Líbano en el mar Mediterráneo. Foto: Marinha do Brasil.


PD - ¿Cuáles son las expectativas de la Marina de Brasil en cuanto a la participación de nuevas misiones internacionales de paz?

Almirante Garnier – La MB está ejerciendo, por primera vez, el Comando 151 de la Fuerza de Tarea Combinada con sede en Bahrein (CTF 151) del 9 de junio al 25 de noviembre de 2021. El Estado Mayor está compuesto por personal militar de varios países, siendo 11 oficiales de la MB, entre ellos el Contraalmirante André Luiz de Andrade Felix, Comandante de la CTF 151.

Este Grupo de Trabajo actúa de conformidad con las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) y en cooperación con otros países dedicados a combatir la piratería con el fin de proteger el comercio marítimo y la libertad de navegación en el Golfo de Adén, el Cuerno de África y la costa somalí, un importante punto focal del tráfico marítimo mundial. Debido a los resultados positivos obtenidos, ya ha habido una invitación de la ONU para extender el Comando de esta Fuerza de Tareas por parte de Brasil por otros seis meses.

En julio de 2021, la Organización de las Naciones Unidas también realizó una Visita de Evaluación y Asesoramiento a la Marina de Brasil, con el propósito de verificar las capacidades del Grupo Operativo de Infantería de Marina para actuar como una Fuerza de Reacción Rápida en una Fuerza de Mantenimiento de la Paz.


PD - Sobre el misil antibuque nacional lanzado por aeronave (MANAER), ¿hay alguna expectativa de desarrollo y entrada en servicio? ¿Podría detallar este programa?

Almirante Garnier - El proyecto se ejecutará de acuerdo con la Planificación Estratégica de la Armada y comenzará después de la etapa de calificación del Misil Nacional Antibuque de Superficie (MANSUP), que está en marcha. El MANAER será un misil similar al MANSUP, en términos de rendimiento y requisitos tácticos, y también un pionero en Brasil, cuando sea lanzado por aeronaves. Sin embargo, todavía no hay expectativas de comenzar el proyecto.


PD - ¿Cuáles son las expectativas de la Armada con respecto al Programa de Adquisición de Buques patrulleros (PRONAPA)? ¿Podría detallar este desarrollo?

Almirante Garnier - En relación con el Pronapa, se encuentran en marcha los siguientes proyectos: el proyecto de obtención, por construcción, de tres avisos de instrucción, destinados a actividades de instrucción en la Escuela Naval, se encuentra en fase preliminar, con la expectativa de completar el proyecto de ingeniería básica para fines de 2021. En caso de disponibilidad de recursos presupuestarios, puede ser posible licitar en 2022.

El proyecto para obtener, por construcción, el Buque Patrullero de 500 toneladas (NPa500-MB) se encuentra en fase preliminar. El proyecto de obtención, por construcción, del Buque De Patrulla Oceánica Brasileño (NPaOc-BR) se encuentra en fase de diseño, con la evaluación continua de los requisitos técnicos operacionales para el buque.

En este sentido, también destaco los proyectos realizados en las propias instalaciones industriales de la Fuerza, como la finalización de la construcción de los patrulleros "Maracaná" y "Mangaratiba", que marcaron la reanudación de la construcción naval en el Arsenal Naval de Río de Janeiro.


PD - Sobre el buque hidroceanográfico, ¿cuál es la predicción de la Armada en términos de adquisición y entrada en servicio? ¿Podría detallar el programa?

Almirante Garnier - El proyecto de obtención, por construcción, de dos buques de investigación (Hidroceanográficos) se encuentra en fase preliminar, tras la consolidación de los requisitos técnicos y operativos del buque. Se trata de un proyecto con dos participantes, la MB y Petrobras, que contará con la presencia de una Fundación de Apoyo a la Investigación y una Institución de Ciencia y Tecnología, que será la Secretaría de la Comisión Interministerial de Los Recursos del Mar. La siguiente etapa del proyecto, después de que se defina el techo presupuestario, será la implementación del modelo de negocio global.

Es importante destacar el reciente anuncio del astillero Jurong Aracruz, en Espírito Santo, para la construcción del Buque de Apoyo Antártico (NapAnt), como parte de nuestro Programa de Adquisición de Medios Hidroceanográficos. Será el primer buque construido en Brasil de acuerdo con el Código Polar de la Organización Marítima Internacional (OMI), que entró en vigor el 1 de enero de 2017. Con el valioso apoyo recibido del Presidente de la República, Jair Bolsonaro, y del Ministerio de Defensa, la Armada pudo aprovechar otro proyecto de construcción naval para Brasil, además del PROSUB, las Fragatas de la Clase Tamandaré y los proyectos realizados en las propias instalaciones industriales de la Fuerza, como la construcción de los Patrulleros "Maracanã" y "Mangaratiba", que marcaron la reanudación de la Construcción Naval en el Arsenal Naval de Río de Janeiro.




Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page