Buscar

UNITAS LXII: Ejercitaciones combinadas en Perú

Desde el 19 de septiembre el Mar de Grau en Perú comenzó a ser escenario de los mayores ejercicios navales del año en aguas latinoamericanas. Primero, con el Siforex (Silent Forces Exercise) 2021, de operaciones antisubmarinas, para el cual la fuerza desplegó los submarinos Tipo 209-1200 BAP Pisagua, los Tipo 209-100 BAP Islay y Arica, el buque oceanográfico polar BAP Carrasco, el Buque de Recuperación de Torpedos BAP San Lorenzo y un helicóptero Bell 412. A ellos se sumó la US Navy con el destructor clase Arleigh Burke USS Mustin con helicópteros MH-60R Sea Hawk, el submarino clase Los Ángeles USS Columbia y un avión de patrulla Boeing P-8A Poseidon del escuadrón VP-9, mientras que la Armada de México lo hizo con la fragata (localmente clasificada como Patrullero Oceánico de Largo Alcance) ARM Benito Juárez. Además, participó personal de las armadas de Alemania, Australia, Colombia, Ecuador, España e Italia, aunque sin buques.

Posteriormente, el 30 de septiembre se realizó el Sinkex, con el hundimiento, por medio del fuego de buques y aeronaves, del buque de desembarco radiado del servicio BAP Callao.



UNITAS

Por otro lado, la nueva edición del ejercicio multinacional Unitas, implicó la participación de las Armadas de Perú, Estados Unidos, Francia, México, Ecuador Uruguay, Chile y Colombia, en donde se realizó una amplia serie de operaciones, principalmente anfibias, entre el 24 de septiembre y el 6 de octubre de 2021.



Entre el 20 y el 24 de septiembre fueron arribando a la Base Naval del Callao los distintos buques extranjeros que participarían en la fase marítima, mientras que, en la Base Naval de Iquitos, en el Amazonas, se preparaba la fase amazónica.

La Marina de Guerra del Perú participó con gran parte de sus fuerzas, incluyendo la fragata clase Carvajal BAP Mariategui y las clase Lupo BAP Bolognesi, BAP Palacios y BAP Quiñones, el buque multipropósito BAP Pisco, la corbeta clase Pohang BAP Ferré, la corbeta clase Velarde BAP Santillana, el buque logístico BAP Tacna y el buque de desembarco BAP Eten. La Aviación Naval de Perú, por su lado, desplegó aviones Beechcraft B200 y Fokker 60MPA de patrulla marítima, Antonov An-32 de transporte, un helicóptero Agusta Sikorsky AS-61D, un Sikorsky UH-3H y helicópteros MiL Mi-8T, mientras que la Infantería de Marina participó casi en su totalidad. También tomaron parte los Dassault Mirage 2000P y helicópteros Mi-17 de la Fuerza Aérea del Perú.



La Armada de Chile participó con el OPV Cabo Odger embarcando un helicóptero AS365N2 Dauphin, la Armada de México lo hizo con la fragata ARM Benito Juárez, la Armada de Colombia envió la fragata ARC Almirante Padilla con un helicóptero Bell 412 y el OPV ARC 7 de Agosto. Además, la cañonera ARC Leticia en el escenario del Amazonas.

Estados Unidos participó con los citados USS Mustin y USS Columbia más el buque de desembarco USS John P. Murtha, dos helicópteros Bell UH-1Y Venom, dos LCAC de desembarco, el Special Boat Team 22 (SBT 22), el Mobile Diving and Salvage Unit (MDSU) Det 2, el USCG PAC AREA TACLET Team, unidades de infantería de marina y otras unidades.

La Armada Ecuatoriana se sumó con la corbeta BAE Manabí y la de Francia con la fragata de vigilancia FV Prairal, mientras que sin buques participó personal de Australia, Bolivia, Brasil, República Dominicana, Alemania, Italia, Jamaica, Marruecos, Panamá, España, Reino Unido y Uruguay.

Los ejercicios UNITAS están diseñados para entrenar a las fuerzas para realizar operaciones marítimas combinadas mediante la ejecución de operaciones de guerra litoral, antipiratería, interdicción marítima, lucha contra el crimen organizado transnacional, guerra antisuperficie, guerra electrónica, ejercicios de comunicaciones y operaciones aéreas y anfibias que aumentan la interoperabilidad y capacidad entre las fuerzas navales y marinas participantes.



Escenarios de entrenamiento

El UNITAS LXII incluye escenarios que abordan la guerra electrónica, la guerra antiaérea y la defensa aérea, la guerra antisuperficie, fuego real, interdicción marítima, operaciones litorales y entrenamiento en la jungla.

El ejercicio consta de tres fases: marítima, anfibia y amazónica. El dominio marítimo incluye los litorales, que incorporan no solo el océano, sino también el área interior desde la costa que puede ser sostenida y defendida directamente desde el mar. La mayor parte del entrenamiento en tierra se lleva a cabo en áreas a lo largo de la costa donde los infantes de marina se entrenaron en apoyo de operaciones navales más importantes. La fase anfibia consistió en un desembarco, realizado el 2 de octubre, y la fase amazónica simulará un entorno sustentado desde el mar. La fase Amazónica será organizada por la Infantería de Marina del Perú en sitios de entrenamiento establecidos. Este entorno ofrece entrenamiento en la selva y en los ríos que son aspectos clave de las operaciones marítimas.

Durante la fase del Pacífico, que tuvo lugar después de la ceremonia de apertura el 27 de septiembre, los buques maniobraron y se coordinaron en mar abierto para neutralizar y derrotar a un enemigo basado en escenarios. Luego, la flota estableció condiciones en el Pacífico que facilitaron el desembarco anfibio para afianzarse en tierra, asegurar el objetivo y realizar acciones de seguimiento en apoyo del escenario del ejercicio.



Desembarco

El desembarco anfibio fue encabezado por el capitán de la Armada del Perú Eduardo Díaz León sirviendo como comandante de la fuerza de desembarco combinado multinacional, bajo el mando general del Contralmirante Oscar Torrico Infantas, comandante de la Fuerza de Tarea Combinada 401. El desembarco incluyó nueve buques anfibios, seis aviones, cinco helicópteros, 20 vehículos blindados ligeros, nueve botes pequeños BIG-F470 y Mk.5, dos LCAC, dos lanchas de desembarco utilitarias (LCU) y cinco vehículos de apoyo en tierra traídos a tierra por barcazas.

Algunos eventos clave del día incluyeron la inserción aérea de operadores especiales desde aeronaves Fokker F60 y Antonov An-32B de la Marina de Guerra del Perú, mientras se realizaba un bombardeo desde aviones Mirage 2000 y KAI KT-1P de la Fuerza Aérea del Perú. También se realizó helocasting de nadadores de combate desde los helicópteros UH-1Y para asegurar la playa.



Nuestras fuerzas multinacionales, tanto navales como marinas, se integraron hoy con activos de aire, tierra y mar para realizar un desembarco anfibio para el UNITAS”, dijo el Contralmirante Jim Aiken, Comandante del Comando Sur de las Fuerzas Navales de los Estados Unidos / 4ta Flota.



Una vez completada la inserción de comandos para asegurar la playa, se inició el desembarco de la primera ola, que incluyó quince blindados a rueda 8x8 LAV II de la Infantería de Marina del Perú, que desplegaron una compañía de unos 200 infantes de la Fuerza Multinacional de Desembarco.



Una segunda ola fue desplegada desde los botes semirrígidos BIG-F470 y Mk.5, mientras que cuatro blindados 8x8 LAV-25 del US Marine Corps y algunos blindados 4x4 JLTV se sumaron ya desde la costa.



Una tercera ola fue lanzada con los dos LCAC desde el USS John P. Murtha y dos LCU desde el BAP Pisco, transportando el soporte logístico.



Fase Amazónica

En la Base Naval de Iquitos, sobre el río Amazonas, se realizó desde el 30 de septiembre una fase distinta del ejercicio, con operaciones ribereñas y en selva, en donde participó personal de Estados Unidos, Perú, Colombia, Ecuador y Uruguay.

La Marina de Guerra del Perú desplegó los cañoneros BAP Marañón, Ucayali, Castilla y Clavero, junto a hovercraft Griffon 200TD y helicópteros Mi-8T, mientras que la Armada Colombiana lo hizo con la ARC Leticia. Además, un C-17A Globemaster de la USAF desplegó a Iquitos lanchas interceptoras. Allí se realizaron ejercitaciones de supervivencia en la selva, patrullajes, despliegues, cruces de ríos en balsas, empleo de botes rápidos, entre otros trabajos.






Los UNITAS Los ejercicios UNITAS, que en latín significa "unidad", fueron concebidos en 1959, cuando la aparición de submarinos desconocidos (presumiblemente soviéticos) en las aguas del Golfo Nuevo, en Argentina, evidenciaron la necesidad de mejorar el adiestramiento de las armadas latinoamericanas en operaciones antisubmarinas. Si bien inicialmente los UNITAS se enfocaban principalmente en operaciones antisubmarinas, con el tiempo fueron agregando otras actividades navales, incluyendo ribereñas. Los ejercicios se ejecutaron por primera vez en 1960 y se llevan a cabo todos los años desde entonces. Este año marca la 62ª iteración del ejercicio marítimo multinacional anual de mayor duración del mundo. Este año el UNITAS tiene tres fases; Pacífico, Anfibio y Amazonas, todas alojadas en Perú.


La Argentina ausente

Aunque estaba prevista la participación de la Armada Argentina con el destructor ARA Sarandí, para lo cual su tripulación se preparó rigurosamente entre los meses de julio y septiembre, la irresponsabilidad de la cámara de diputados del Congreso Nacional, que no dedicó tiempo a tratar la autorización de la salida del país del buque (el Senado ya la había aprobado), obligó a cancelar la participación argentina. El buque, que ya había navegado desde la Base Naval Puerto Belgrano hasta la Base Naval Ushuaia, debió cancelar el resto de su viaje, perdiéndose así la Argentina la posibilidad de que la fuerza pueda volver a participar de un ejercicio internacional. Esta situación se viene dando de manera sostenida desde hace más de una década, en la cual las Fuerzas Armadas argentinas han debido cancelar la participación a una gran cantidad de ejercicios multinacionales por la ineptitud de los miembros del congreso.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina