top of page
Buscar

Dejando Kabul

El coronel de la USAF Matt Dietz, quien fue uno de los oficiales a cargo de la evacuación aérea de Kabul en agosto de 2021, conversó con Pucará Defensa sobre cómo se llevó a cabo esta enorme operación, para evacuar a más de 123,000 personas por aire en 18 días.


Por Santiago Rivas


El 1 de mayo de 2021, con la perspectiva de la retirada de las últimas tropas estadounidenses de Afganistán, los talibanes lanzaron una ofensiva en todo el país, que llevó a la disolución de la mayoría de las Fuerzas Armadas afganas. Si bien el gobierno estadounidense consideró inicialmente que el gobierno afgano podía retener a los talibanes durante varios meses, la situación se deterioró rápidamente y a principios de agosto casi todo el país estaba en sus manos y solo la capital, Kabul, estaba controlada por el gobierno. Incluso entonces, para el 10 de agosto, todavía se consideraba que la ciudad podía durar entre 30 y 90 días hasta ser tomada por los talibanes, pero solo cinco días después la ciudad cayó. Con todas las fronteras controladas por los talibanes, la única salida era el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai y el 13 de agosto, los Estados Unidos y el Reino Unido anunciaron el despliegue de 3.000 y 600 soldados, respectivamente, para asegurar el funcionamiento del aeropuerto y la evacuación, que comenzó al día siguiente y terminó el 31 de agosto.



Durante esos 18 días, más de 123,000 personas fueron evacuadas por los Estados Unidos y sus aliados, en la misión de evacuación de no combatientes más grande en la historia militar de los Estados Unidos, con personal militar estadounidense rescatando a 79,000 civiles (el resto fue evacuado por otros países).

El coronel Matt Dietz era el A3 o el director de operaciones del Comando Central de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y era responsable de la planificación de todas las operaciones aéreas dentro de la región del Comando Central de los Estados Unidos, que abarca principalmente Medio Oriente y algunas de las naciones de Asia Central, como Afganistán y Pakistán. Su cargo lo hizo responsable de la planificación de la evacuación de Kabul por parte de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y conversó con Pucará Defensa sobre cómo se planificó un puente aéreo de este tamaño en cuestión de horas y todos los desafíos que eso significó.

Antes del evento, la planificación que estábamos haciendo se centraba principalmente en la evacuación de los poseedores de visas especiales de inmigrante. Los Estados Unidos tenían un programa especial de visas de inmigrante que se centraba principalmente en refugiados y otros afganos que habían ayudado a las fuerzas estadounidenses o aliadas en Afganistán, por lo que estaba destinado a ser un programa más pequeño para ayudar a esas personas a mudarse a los Estados Unidos o a diferentes países si así lo deseaban. Por lo tanto, en realidad nunca se planeó que fuera del tamaño en el que eventualmente creció”, comienza a explicar Matt.



Pucará Defensa: ¿Cómo se prepararon para eso? Porque Estados Unidos tiene mucha experiencia en logística y en hacer grandes movimientos de tropas, pero lo que vemos desde afuera es que esto vino de repente y las cosas fueron muy rápidas.

Matt Dietz: Correcto. Y ese era realmente el problema. Me desperté el domingo por la mañana y ya era un desastre. Sabes, el sábado por la tarde, todo estaba bien y luego el domingo por la mañana tuvimos un desastre en nuestras manos. Fue realmente de la noche a la mañana. Francamente, pasó de ser algo manejable a un gran problema. Y así, mover la logística a esa velocidad fue realmente una de las cosas más difíciles. Como indicaste. Y realmente, uno de los problemas que enfrentamos fue una cuestión de recursos. Las personas tienden a pensar que los Estados Unidos son una nación grande y muy poderosa y con muchos recursos, y eso es cierto en la mayoría de los casos. Pero comparativamente hablando, la misión en Medio Oriente desde la perspectiva de los Estados Unidos se había reducido significativamente de lo que había sido en su apogeo en, digamos, 2011, cuando fue el pico de la participación de los Estados Unidos en Medio Oriente. Y éramos solo una fracción de eso. Para ponerlo en perspectiva, cuando fui enviado a Medio Oriente en un trabajo anterior en 2012, teníamos el mismo número total de aviones en una base estadounidense en Medio Oriente del que teníamos en todo el teatro de Medio Oriente en 2021. Por ejemplo, bajo nuestro control solo teníamos seis C-17 disponibles para su uso.

Había otros en el teatro, pero no teníamos control directo sobre ellos. Todavía estaban bajo el control de entidades estadounidenses en los Estados Unidos. Entonces, en total había, tal vez, diez C-17 en todo Medio Oriente, lo que suena como mucho, pero cuando se habla de mover a 100,000 personas, sabes que es solo un pequeño número. Este fue nuestro primer problema, simplemente no teníamos la cantidad de recursos que necesitábamos para llevar a cabo la misión.



PD: ¿Y cómo las fuerzas estadounidenses estaban siguiendo la evolución de la situación en Afganistán antes de esos días? Porque, de alguna manera era algo que, no creo que se esperara de esa manera, pero el gobierno afgano se estaba desmoronando. Entonces, ¿tenían un plan de contingencia por si eso sucedía?

MD: Teníamos algo, pero como dijiste, la velocidad a la que sucedió fue un poco impactante. Desde cierto punto de vista, los talibanes pasaron de controlar, tal vez el 30% de los distritos en Afganistán, a controlar todo Afganistán en unos 10 días. E incluso dos días antes. Así, en las últimas 48 horas controlaban alrededor del 50% de las provincias. Y en los últimos dos días, obtuvieron el control del resto de las provincias. Fue muy rápido. Al final fue realmente impactante para todos los involucrados. Anticipamos que habría un colapso o, en el mejor de los casos, tal vez algún tipo de acuerdo negociado entre los talibanes y el gobierno afgano. Pero creo que la mayoría de las personas que eran realistas al respecto, incluso los observadores externos pensaron que el Gobierno afgano probablemente colapsaría en algún momento en los próximos meses. Y el consenso fue que iban a pasar unos meses antes de que esto llegara a su peor escenario posible, pero en cambio, fueron solo unos pocos días.



PD: ¿Cuáles fueron los principales desafíos cuando supiste de esto este domingo por la mañana? ¿Y cómo estaban tratando de organizar este puente aéreo?

MD: Nuestro primer problema fue conseguir que el aeropuerto abriera de nuevo y, como viste en las noticias, había 100.000 personas en la plataforma, estaban en la pista,estaban por todas partes. Y así, poder asegurar el aeródromo de cualquier manera significativa para permitir que los aviones despegaran y aterrizaran fue el primer desafío que enfrentamos. La ironía era que no teníamos tantas personas en tierra. Había solo un puñado de personal del US Army, un puñado de infantes de marina que eran seguridad de la embajada y algunos otros. Los turcos tenían presencia allí y los británicos, pero todos eran muy pocos. Quiero decir, estamos hablando de unos pocos cientos. Y ahora estaban invadidos por 100.000 afganos que intentan escapar. Ese fue nuestro primer problema, tuvimos que traer más seguridad al aeródromo, no podíamos abrir el aeródromo lo suficiente porque no teníamos la seguridad para abrirlo. Esa fue la tragedia de los primeros días, solo estábamos tratando de obtener suficiente seguridad allí para asegurar realmente la pista y asegurar la rampa para poder realizar operaciones. Y ese primer día fue realmente trágico, en el que ves gente corriendo junto a los aviones y colgando en el exterior de los aviones. Desafortunadamente, eso es solo porque no teníamos la seguridad para poder separar completamente a las personas de los aviones, francamente, pero no teníamos muchas opciones sobre cómo podíamos hacerlo. Solo teníamos que traer cosas al aeródromo para hacer eso. Desafortunadamente, fue horrible de ver y muy trágico. Y desearía que hubiera sido diferente, francamente.



PD: No tenían muchas opciones. ¿Y cómo fue la coordinación con el Ejército Estadounidense, los Marines y con otras fuerzas como la turca y la británica? Porque había muchos comandos diferentes.

MD: Los turcos fueron responsables de la parte de la operación dirigida por la OTAN. Estados Unidos obviamente tenía presencia y luego otras naciones de la OTAN tenían presencia. Antiguamente, había un paraguas de la OTAN sobre la mayoría de las operaciones en Afganistán. Los turcos en realidad tenían la responsabilidad de la mayor parte de la operación de la OTAN en ese momento, especialmente para la operación del aeródromo. Fue una pequeña negociación a la que tuvimos que someternos entre el liderazgo de Estados Unidos y el liderazgo de la OTAN para poder recuperar esa misión, el control del aeródromo, por ejemplo. Entonces, los turcos y la OTAN controlaban técnicamente el aeródromo. Tenían la responsabilidad de cosas como el control del tráfico aéreo y los camiones de combustible y todas esas cosas, y tuvimos que preguntarles: "¿podemos recuperar estas cosas?" o "¿podemos tener el control de estas cosas?" para que podamos llevar a cabo nuestra operación sin tener que, por ejemplo, obtener permiso de la OTAN para usar el aeródromo. Tendríamos que llamar al cuartel general de la OTAN y decir "nos gustaría aterrizar aviones en su aeródromo y obtener permiso para hacerlo", y solo queríamos ser capaces de hacerlo sin tener que preguntar a nuestros amigos de la OTAN.



PD: Una vez que aseguraron el aeropuerto, ¿cómo desplegaron fuerzas adicionales? Como dijiste, no podían aterrizar antes de asegurar el aeropuerto.

MD: Tuvimos que traer fuerzas estadounidenses adicionales. La82ª Aerotransportada vino a proporcionar la seguridad primaria y algunos marines más que estaban en el teatro. Entonces, teníamos algunas fuerzas de combate y de seguridad estadounidenses más para asegurar el perímetro del campo. El segundo mayor desafío al que nos enfrentamos fue que gran parte de la fuerza laboral, los controladores de tráfico aéreo, las personas que dirigían la logística del aeródromo, como alimentar los generadores que alimentaban las luces, por ejemplo, los generadores que alimentaban el radar para el control del tráfico aéreo, todos ellos eran contratistas y muchos de ellos eran afganos. Y cuando el aeródromo fue invadido, muchos de ellos simplemente dejaron su puesto, porque tenían miedo y no estaban seguros de lo que iba a suceder. Ellos dejaron de hacer su trabajo. Y en un momento dado, las luces dejaron de funcionar, el radar dejó de funcionar en el aeródromo, y el equipo de comunicación dejó de funcionar, y tuvimos que encontrar una manera de volver a encenderlo y averiguar dónde está el generador que alimenta las luces. ¿Qué fuente de combustible usa ese generador? Y luego tuvimos que encontrar la fuente de combustible para eso, porque los contratistas que manejaban los camiones de combustible, por ejemplo, ya no estaban allí. Y mantener el aeródromo operando como si fuera un aeropuerto internacional normal, que es lo que era, era un gran problema.



PD: Y una vez que aseguraron el aeropuerto, ¿cómo decidieron la orden de evacuar a la gente? Porque dices que tenían 100.000 personas allí, no tenían suficientes aviones. Tenían que hacer una organización para eso.

MD: Correcto. La prioridad era que intentáramos conseguir ciudadanos estadounidenses y otros que de países aliados que tenían pasaportes, que tenían el papeleo hecho, intentamos sacarlos primero. Y luego los titulares de visas especiales de inmigrante, afganos y otros miembros del gobierno afgano, tratamos de ayudarlos a salir a continuación, esa era la idea detrás del plan. Pero en realidad, después de los primeros días nos dimos cuenta de que no íbamos a ser capaces de hacerlo tan ordenadamente y simplemente pusimos a la gente en los aviones cuando los aviones y la gente estaban disponibles. Los infantes de marina y las fuerzas de seguridad del ejército allí en el aeródromo simplemente alineaban a las personas y las sometían al detector de metales como lo harían en cualquier aeropuerto internacional y luego las ponían en un avión y se las llevaban. Muchos de ellos habían huido de su casa cuando los talibanes llegaron y sólo llevaban una bolsa con todas sus posesiones. A veces tenían pasaportes u otros documentos de identificación, y a veces no. Y simplemente los poníamos en un avión y estaban con sus familias, así que era una familia de mucha gente. Intentamos hacerlo ordenadamente, pero terminamos poniendo a tanta gente como podíamos en los aviones y despachándolos.



PD: Creo que otro problema fue con la seguridad de los aviones y de las operaciones en general. Por los talibanes y ante un posible ataque terrorista. Como dices, la gente estaba abordando los aviones, no sabes si tienen un explosivo. ¿Cómo pudieron gestionar todos estos riesgos?

MD: Correcto, y usted vio que eso sucedió cuando la Abbey Gate fue volada (el 26 de agosto, un terrorista suicida del Estado Islámico mató a 170 afganos y 13 militares estadounidenses con una bomba en el aeropuerto). Esa era una preocupación todo el tiempo, si iba a haber algún ataque. Por lo tanto, había niveles de seguridad que tenían que ser pasados por las personas que llegaban al aeródromo. Y luego teníamos niveles de seguridad dentro del aeródromo, por lo que la gente era revisada a medida que avanzaban. Pero definitivamente había una vulnerabilidad y eso es lo que finalmente terminó pasando. Había un espacio entre donde pudimos asegurar el perímetro del aeródromo y donde la gente podía llegar. Y desafortunadamente, la gente era multitudes masivas justo afuera del aeródromo esperando para entrar. Y eso era obviamente un riesgo y simplemente no podíamos hacer mucho. La única opción era salir del aeródromo y realizar operaciones para asegurar el exterior, pero eso era mucho más riesgo del que estábamos dispuestos a correr.



PD: Especialmente con tanta gente, es imposible controlarlos. ¿Y durante esos días obtuvieron más aviones desde los Estados Unidos o de otras bases para aumentar esta cantidad?

MD: En un momento dado, tuvimos más de la mitad de la flota C-17 de los Estados Unidos empleada en el puente aéreo. Entre las bases de los Estados Unidos en Europa, las bases en Oriente Medio y el propio aeropuerto de Kabul. Nos quedamos sin espacios de estacionamiento para los aviones en varias ocasiones en las bases en el Medio Oriente y así teníamos que mover otros aviones fuera del camino. Teníamos que mover aviones a otras bases para obtener espacio, por ejemplo, en nuestra principal base de operaciones en Al Udeid en Qatar. Y con ese número de aviones también estábamos críticamente cortos de pilotos y nos convertimos rápidamente en un problema más allá de ‘¿podemos sacar a la gente de Kabul de manera segura?’ Pero también ‘¿podemos mover con seguridad los aviones a otro lugar?’ ‘¿Podemos estacionarlos en un solo lugar?’ ‘¿Tenemos un lugar para ponerlos?’



PD: Porque no podían dejar los aviones en Kabul durante la noche. Así que tenían que operar desde otras bases y el avión tenía que pasar la noche en otras bases, creo.

MD: Correcto. Entonces, con ese fin, teníamos aviones esencialmente circulando a través de Kabul las 24 horas del día durante todo el tiempo que estuvimos operando. Porque, como dijiste, no queríamos que permanecieran en tierra por más de 15 o tal vez 30 minutos, el tiempo suficiente para cargar a la gente en los aviones y luego irse.



PD: ¿Y cómo manejaban todos estos aviones? ¿Cuántos C-17 en total usaron en el pico de operaciones? Dijiste que comenzaron con 10, pero luego comenzaron a aumentar la cantidad.

MD: No recuerdo el número exacto. Era alrededor de 70 aviones fueron empleados en el pico.


PD: ¿Cómo organizaron esto para que sea seguro? porque tenían muchas operaciones en un momento dado en Kabul.

MD: Sí, y en realidad terminamos usando muchas herramientas que tenemos en el centro de operaciones para hacer otras misiones, tenemos herramientas de planificación y de apoyo a la misión y herramientas de seguimiento de misiones que utilizamos, todas estas son herramientas basadas en software. Y pudimos conseguir que los programadores de esas herramientas de software nos ayudaran a reprogramar parte de nuestro software para permitirnos rastrear dónde estaban los aviones individualmente y hacia dónde iban. Pero lo que estas modificaciones nos permitieron hacer es esencialmente rastrearlos en tiempo real exactamente dónde estaban, y no solo eso, sino cuántas personas tenían a bordo. Pudimos obtener conexión de radio con los pilotos y obtener un recuento de cuántas personas tenían a bordo para que supiéramos a dónde podíamos enviarlos. Pudimos redirigir aviones en vuelo. Por ejemplo, un día nos quedamos sin espacio en nuestras bases en Medio Oriente en cuanto a poder estacionar aviones y también poder albergar personas. Y tuvimos que desviar un avión hasta Alemania desde Kabul. El avión comenzó su día en Al Udeid en Qatar, voló a Kabul, luego regresó a Kuwait y en la ruta de Kabul a Kuwait lo desviamos hasta Alemania.

Pudimos aprovechar la ayuda de otras personas, como los programadores de software, por ejemplo, que nos permitieron reutilizar parte del software que ya teníamos y algunas de las herramientas que ya teníamos para hacerlo. Y se necesita un gran esfuerzo por parte de los individuos.

Tuvimos muchas personas que los reutilizamos, pueden haber estado haciendo un trabajo, en el centro de operaciones, si eran oficiales de inteligencia, por ejemplo, o un especialista en inteligencia, podemos haberles encomendado que rastrearan aviones o contaran cuántos afganos u otras personas teníamos en diferentes bases, y reportar esa información para que pudiéramos hacer un seguimiento de a dónde iban todas las personas y a dónde iban todos los aviones.



PD: Estaban trasladando a estas personas a otros lugares, como Qatar y necesitaban toda la logística para recibirlos, para alojarlos, alimentarlos. ¿Cómo prepararon esta parte de la evacuación?

MD: Ese fue un gran desafío, seguro. Afortunadamente, por ejemplo, estuve en Al Udeid y los qataríes fueron muy generosos en su apoyo a nuestro esfuerzo. Los emiratíes y los kuwaitíes también lo estaban y abrieron las puertas. Proporcionaron muchos refugios, alimentos, apoyo logístico como autobuses, por ejemplo. No teníamos suficientes autobuses para transportar personas, por ejemplo, los qataríes nos proporcionaron autobuses grandes para mover a la gente de un lugar a otro. Los qataríes en realidad nos permitieron usar Qatar Airways para trasladar personas de Qatar a los Estados Unidos y también a otros lugares. Recibimos mucho apoyo logístico y es lamentable que el foco en este caso a menudo esté en los Estados Unidos y las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, y lo hicimos,pero recibimos mucho apoyo logístico de nuestros vecinos y nuestros amigos en Medio Oriente. Y de otras naciones, muchas naciones europeas, por ejemplo, abrieron sus fronteras para que trajéramos afganos y otras personas de otros países a sus países, para que pudieran estar seguros.


PD: ¿Cuántos días duró el puente aéreo desde Kabul?

MD: Comenzamos básicamente el 16 de agosto y terminamos el 31 de agosto.



PD: ¿Cuántas personas se evacuaron de Kabul?

MD: El número total por el ejército de EE.UU. y por otras naciones, y por aviones civiles fue de poco más de 120.000 personas en total. Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos movió aproximadamente 2/3 de ese número, por lo que alrededor de 70,000 u 80,000 de ese número fueron movidos por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.


PD: Usted dijo cómo se organizó en tierra con otras fuerzas. Pero había aviones de otros países que también operaban en Kabul. ¿Cómo fue la organización con ellos para operar en la pista, en la plataforma y en todos los servicios?

MD: Sí, en realidad establecimos una serie de líneas directas y cuentas de correo electrónico, como la Organización de Aviación Civil Internacional. Pudimos obtener parte de la información de contacto y los procedimientos para entrar allí, por lo que pudimos coordinarnos con ellos solo a través de esa agencia, por ejemplo, lo que nos permitió lograr que las aeronaves entraran allí y ayudaran a sus ciudadanos a salir. Pero también nos permitió mantener la operación fluyendo a un ritmo lo suficientemente rápido como para que podamos sacar a la mayor cantidad de gente posible.



PD: Estados Unidos tiene muchas experiencias en evacuaciones antes. Recuerdo que mucha gente incluso lo comparó con la evacuación de Saigón en 1975. ¿Tenían un procedimiento especial para este tipo de evacuaciones?

MD: Sí y no. Obviamente planeamos desastres y evacuaciones como ésta, pero creo que no estábamos totalmente listos para ejecutarlo a esa escala. Al principio dije que teníamos un plan para trasladar a algunas personas y teníamos un plan para una evacuación de emergencia, pero no creo que lo tuviéramos a esa escala.


PD: ¿Cuáles crees que son las principales lecciones de esta operación?

MD: Creo que algunas de las lecciones más importantes que me llevé, al menos personalmente, fue, como dicen, 'ningún plan sobrevive al compromiso inicial'. Entonces, quitando eso, tener un plan de contingencia de lo que podría suceder en el fondo de tu mente. Lo segundo fue que realmente no puedes hacer nada a esa escala sin la ayuda de tus amigos, tus socios y tus aliados. Y, como dije, mucha publicidad se centró en lo que Estados Unidos estaba haciendo y lo que estaban haciendo las Fuerzas Armadas estadounidenses, pero no podríamos haber hecho ninguna de esas cosas, o en la escala de esas cosas, si no hubiéramos tenido ayuda de docenas de otros países que pudieron participar o estaban dispuestos a abrir sus puertas o proporcionarnos algunos recursos para hacerlo.



PD: ¿Cree que hubo lecciones para otras fuerzas? Porque este tipo de evacuaciones no solo pueden ocurrir en guerras, sino también en desastres naturales.

MD: Por supuesto. Creo que las organizaciones militares, y no solo las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, sino las de cualquier nación están organizados y entrenados obviamente para realizar operaciones militares. Por lo tanto, no siempre somos la mejor opción cuando se trata de hacer evacuaciones u operaciones humanitarias. Sin embargo, lo único que podemos hacer bien es, porque somos militares, podemos decirle a la gente que haga cosas, y también tendemos a tener muchos recursos disponibles y entrenamiento disponible para hacer cosas muy difíciles y peligrosas. Y entonces, creo que eso nos permite ayudar en tiempos de desastre.


PD: ¿Crees que algo debe cambiar en la planificación para el futuro?

MD: Creo que en el futuro tienes que darte cuenta de que tienes que tener cooperación entre todas las partes de tu gobierno. En nuestro caso, el Departamento de Estado y las Fuerzas Armadas y el aparato de Homeland Security, todos tuvimos que trabajar juntos para hacer esto, y todos tuvimos diferentes problemas y áreas en las que no estábamos de acuerdo. Entonces, arreglar esas cosas, antes de tiempo, creo que es una de las cosas más difíciles, porque a los militares les gusta hacer operaciones militares y a nuestro Departamento de Estado le gusta hacer operaciones diplomáticas y a nuestro Homeland Security le gusta asegurarse de que nuestro territorio nacional esté seguro. Pero si no estamos trabajando juntos, no vamos a ser capaces de hacer algunas de las cosas que tenemos que hacer cuando importa.



PD: Muchas gracias por su tiempo, es bastante interesante cómo se realizó la operación, y creo que fue muy exitosa al final.

MD: Al final tuvo mucho éxito y estoy orgulloso del trabajo que hicimos y no fue fácil de principio a fin. Pero valió la pena, para poder ayudar a muchas personas. Es lamentable que las cosas hayan salido como salieron, pero me alegro de que hayamos podido ayudar al menos un poco.


PD: Me imagino cómo iban cambiando las cosas y tienes que pensar diferentes formas de resolver nuevos problemas todo el tiempo, debido a la evolución de la situación.

MD: Ciertamente, definitivamente es una cuestión de resolver problemas complejos y me alegro de haber tenido la capacidad de ayudar a hacerlo.

Comentários


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page